martes, 7 de junio de 2011

De vuelta con los amigos.

Durante mi ausencia se ha movido la polémica. He visto con satisfacción que algunos textos míos han producido reacciones diversas: de apoyo, la mayoría, algunas de discrepancia  y otras, de franca histeria. Me reí mucho con un texto lleno de bilis de Haroldo Dilla Alfonso, que no dice nada. Respondí a Rabsverg, por supuesto, lo necesario, que era poco. Y a Henken, le responderé. Ahora, solo quiero saludar a todos mis amigos y disculparme por la ausencia. Y colocar al menos el enlace para el artículo de Arnold August, que ya circula profusamente:
Ravsberg, BBC, Shakespeare y Cuba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada