domingo, 3 de agosto de 2014

REFLEXIONES (DESDE LAS ENTRAÑAS) FRENTE AL HORROR DEL GENOCIDIO SIONISTA

Carlos Aznárez
Escribo con las entrañas y no con la oscura objetividad de quienes no quieren mancharse con los juicios que emiten.
Israel, el sionismo, la gran mayoría de la población judía, sus cómplices internacionales, los gobiernos que no emiten opinión a favor de Palestina agredida hasta la saciedad, el Papa Francisco, que sigue rezando mientras masacran a cientos de niños, las Malditas Naciones Unidas y los Tribunales Internacionales de los poderosos (donde los que no lo son siguen alimentando) y todos aquellos que se siguen haciendo los distraídos frente al genocidio cometido por el sionismo,  ALGUN DÍA, porque llegará, seguro que llegará, DEBERÁN SER JUZGADOS POR LOS PUEBLOS POR HABER ACTUADO O CALLADO FRENTE A CRIMENES DE LESA HUMANIDAD.
No desesperamos, no caigamos en el escepticismo de que NADA SE PUEDE HACER FRENTE A TANTA MALDAD Y PREPOTENCIA ISRAELÍ, y sigamos movilizándonos como podamos, mostremos la bandera palestina en nuestros balcones, usemos los pañuelos palestinos, escribamos en los muros nuestra solidaridad, gritemos sus consignas, convenzamos a los indiferentes de que este horror también va contra cada uno de nosotros, luchemos, siempre luchemos.
TODO SIRVE en esta batalla contra la muerte, sobre todo en homenaje a esa HEROICA RESISTENCIA PALESTINA que nos está demostrando que incluso en el infierno y el horror, se puede seguir manteniendo la dignidad frente a la humillación en que nos quiere sumergir el opresor, sobreviviendo, creando, dando vida, venciendo a los heraldos del crimen.
PALESTINA VA A VENCER Y ESTÁ VENCIENDO, no tengamos dudas de ello, ya que quienes allí pelean con todo lo que tienen a su alcance, nos lo están diciendo de mil maneras.
PALESTINA VENCERÁ Y ESTÁ VENCIENDO, porque a pesar de la desesperación que muestran ciertos rostros curtidos por el dolor y la sangre derramada, ISRAEL no tiene futuro. No puede ni podrá tenerlo porque sus raíces están edificadas con el odio irracional, con el peor de los racismos. Sus gentes, esos que disfrutan en las playas de Tel Aviv mientras sus esbirros matan y matan, esos que inundan las redes con mensajes soeces aplaudiendo la masacre, ya están muertos y no lo saben. No son humanos, son máquinas destructivas y tarde o temprano van a ser destruidas por su propio veneno de muerte.
PALESTINA VENCERA Y ESTÁ VENCIENDO, porque su causa es justa y no habrá nada ni nadie que podrá con sus hombres, mujeres, niños y niñas que allí, en Gaza mártir, nos siguen demostrando que la INDEPENDENCIA cuesta sangre, sudor y lágrimas. Y están dándonos el ejemplo de su coraje diario por lograrla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada