sábado, 10 de abril de 2010

Acoso contra Cuba.

Yanetsy Pino Reina (Sancti Spíritus, 1977)
Tengo varias preguntas que quisiera alguien de los autores del artículo "Ustedes tienen la palabra" me respondiera. Al menos para usar ahora la palabra, ¿no?1. ¿Por qué saben que es cansancio y no adhesión lo que sienten los intelectuales, escritores y artistas cubanos?2. ¿Por qué Cuba es "un país donde sobran los controles sobre los individuos y uno o dos individuos tienen el control total" cuando esto en todos los países también sobran los controles y una minoría posee -que no es lo mismo que tiene pues poseer es el acto legítimo de entrar en posesión mientras que tener implica la ilegitimidad del acto- y ostenta el poder?3. ¿Qué estudio demuestra que la mayoría piensa: "el pasado insiste en presentarse como la única opción de futuro"? Todo lo contrario, piénsese que la idea debería redactarse mejor, de forma más coherente: en Cuba el pasado JAMÁS debe ser la opción de futuro. Mi madre, de 71 años, lo sabe bien, cuando me cuenta los malabares que hacía su familia para que ella pudiera terminar sus estudios en una escuela batistiana (malabares que comprendían incluso la venta de principios a cambio de una boleta electoral). Eso, a mis 32, es impensable.4. ¿De cuáles hijos "la esperanza es evadirse o emigrar"?5. Cuando se habla de que "gobernantes y funcionarios usurpen o acallen la pluralidad de voces que conforman la cultura y la voluntad nacional" están refiriéndose ¿a qué país exactamente? ¿A Estados Unidos, Irak, Irán? ¿O al Congreso de EEUU o a los inumerables caudillos, dictadores, aupados por ese país que lapidaron las culturas regionales latinoamericanas durante años?6. ¿Cuál es el sistema político-ideológico que en la historia de la humanidad le ha pedido o pide humildemente disculpas por sus errores? Fíjese que hasta a la Iglesia Católica le costó varios siglos ofrecer disculpas por los desmanes a favor de su ideología.7. ¿A quién le tienen que pedir permiso los ciudadanos cubanos para vivir su vida? Si es para viajar sí, pues un número considerable de cubanos depende del sí o del no de un funcionario diplomático para visitar otro país, incluido el del norte.8. ¿Quién dice mentiras más burdas: el gobierno que decide violentar otro país para imponer su fuerza y apoderarse de sus recursos materiales o ese mismo que luego acalla o trata de silenciar productos artísticos que atentan contra sus intereses hegemónicos? ¿Quién dice mentiras más burdas: el que impone cadenas perpetuas a líderes que defendieron su país del terrorismo, el que inmola las torres del World Trade Center para luego atacar Irak y controlar el petróleo del Medio Oriente, o el que le ha dado vida a un pueblo, a un continente a partir del amor al prójimo y la solidaridad?9. ¿De qué hablan cuando dicen de un "sistema que no se inhibe de amedrentar, golpear y encarcelar a quienes disienten de él y convida a sus artistas, intelectuales y escritores a validar con sus firmas sus más notorios atropellos"? ¿Se refieren al que condenó a dos cadenas perpetuas y más a cinco cubanos por defender del terrorismo? ¿O se relaciona eso con el mismo sistema que recoge más de 40 mil firmas para validar algo de lo cual carece también?10. Cuando afirman: "No es una campaña política, de derechas o izquierdas, sino por los derechos básicos que hacen posible la participación de todos en la vida política, cultural y económica de cualquier sociedad" o "los treinta artículos de las Declaración Universal de Derechos Humanos no son artículos de importación, lujo exclusivo de un partido o una ideología política, sino una necesidad de primer orden para todos", ¿por qué no hacen alusión también a los cientos de civiles que mueren o son violados día a día en Irak? ¿Por qué no se recogen firmas por cada preso confinado en la base naval de Guantánamo? ¿O es que los firmantes nada más ven lo que desean ver de Cuba? Tenemos la palabra, ahora y siempre. Por eso me gustaría reflexionar sobre un par de cosas bien importantes, de las que tanto se cacarea en estos tiempos:Los cubanos tenemos no un amo, sino líderes con una obra que simboliza una revolución cuyo presupuesto fundamental ha sido la defensa de los derechos del hombre y la mujer. El amo siente sentido de propiedad sobre sus esclavos, explota, golpea y da alimento; no les propicia cultura porque así pueden comprender el sentido de la libertad; tampoco les permite ser ellos mismos aunque tengan la posibilidad de hacer fiestas, tener creencias y procrear. Como yo en Cuba hay miles y miles de jóvenes que nacieron después del 59, que fueron atendidos mucho antes de nacer sin que sus padres se preocuparan por el seguro de salud o de vida. He padecido pocas enfermedades gracias a sun sistema de salud que, aunque con errores, garantiza el bienestar no solo del cuerpo sino del espíritu. Me forjé como estudiante universitaria, me gradué y ahora tengo una obra como escritora. Mi Revolución se preocupa, como lo hace con los demás, porque ocupe un lugar como intelectual en la vanguardia literaria cubana. Nunca me ha dejado desamparada y estoy convencida de que en ningún país del mundo me darán el tratamiento espiritual y cultural que recibo aquí. Ni en los Estados Unidos ni en ningún otro país seré la gran filóloga o la Aspirante a Doctora en Ciencias Literarias que soy aquí; me verán siempre como una emigrante que precisa trabajar para ganar el pan de cada día. Y eso, juro que lo cuidaré hasta el fin de mis días.Ahora, la gran pregunta es ¿tienen solución nuestros problemas? Digo nuestros y no los de los cubanos que viven fuera de la Isla porque a estos, aunque no han dejado de vivir la cubanidad, la propia vida les impone otras batallas, otros menesteres.Desgraciadamente, para responder esa gran pregunta, hay que ir de lo general a lo particular, como indica la ciencia:Mientras la humanidad no tenga respuesta para resolver la violación de los derechos de hombres y mujeres en el mundo, será imposible hablar de solo un país, una cultura o tal o más cual problema. ¿Por qué hablar solo de Cuba cuando el mundo se resquebraja por la doble moral, la falacia, la demagogia, las ansias desmedidas por el poder, el oportunismo? ¿Por qué solo es Cuba la nación que comete errores cuando la especie humana está a punto de abismarse por tantos desaciertos en materia de desarrollo y sostenibilidad? El homo sapiens ha sido torpe para con él mismo. De hecho lo demuestran los desacertados acuerdos al respecto en anteriores cumbres, como la de Conpenhague por ejemplo. Mientras no haya solución para el mundo, hablar de Cuba sería irse "a las ramas". Si nadie es capaz todavía de darle soluciones a los grandes problemas de la humanidad, no creo que tengamos que gastar tiempo y energías en proponer cambios a países del Tercer Mundo que solo buscan la vida y la sobrevida ayudándose mutuamente y a los demás. Hay un todo un Programa de Transición para Cuba, pero... ¿se ha escrito uno para salvar al mundo de los desastres que pueden sobrevenirnos? Mientras el Primer Mundo no solucione sus conflictos con ellos mismos y con los demás, no creo que tenga respaldo ni vergüenza suficiente como para sugerirle a los otros lo que deben hacer en sus países. Al menos, ese es el punto que no convence al 90% de los cubanos. Ese es el punto de vista perdido en esta atroz manipulación mediática, para la que nunca, creo, habrá respuestas adecuadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada