jueves, 29 de julio de 2010

La contrarrevolución busca dar una lectura distinta de la historia.

Guerra Cultural en Venezuela pretende influir sobre el estado de la lucha de clases.
De acuerdo con el filósofo cubano Eliades Acosta, la Guerra Cultural es una tendencia del uso de herramientas culturales para influir de manera directa sobre el estado de la lucha de clases en la correlación de fuerzas de un país. El especialista del Instituto Internacional de Periodismo “José Martí”, con sede en Cuba, considera que lo que realmente divide a la sociedad no es el color de
la piel ni haber nacido en un país determinado, sino la propiedad sobre los medios de producción.
“Lo que enfrenta al hombre es precisamente el hecho de tener o no propiedad, el tener que vender su trabajo o tener que ser explotado por otros para poder vivir”, subraya. La estrategia también es utilizada para subvertir gobiernos que puedan ser molestos a los planes hegemónicos del imperio estadounidense que es el gran propulsor de este tipo de guerras en el mundo contemporáneo.
LA OTRA CARA DE LA HISTORIA
Para el profesor Acosta, la polémica desatada en torno a este acto impulsado por el Gobierno venezolano para determinar, entre otras interrogantes, las verdaderas causas de la muerte de Bolívar, es el mejor ejemplo de cómo se aplican los instrumentos de Guerra Cultural alrededor de un tema histórico.
Sostuvo que las élites de poder, desplazadas por la Revolución, han hecho de eso un terreno de batalla, “y han ido ramificando los ataques que pasan de lo mediático a lo histórico”.
En este caso particular, advirtió el especialista, se está recurriendo al uso de la historia, con el apoyo de todo un andamiaje publicitario, para imponer otra lectura del mismo hecho y así descalificar la acción del Gobierno. Señaló que también hay una contranarrativa que genera una interpretación distinta de los hechos, dado que “para el Gobierno y para el pueblo, el acto ha
sido algo enaltecedor, mientras que para la oposición reaccionaria, el mismo hecho constituye una profanación y una falta de respeto a la figura de El Libertador”.
La ola de ataques generada por los efectos de la Guerra Cultural que se erige contra Venezuela, en opinión del investigador, ha sido eficazmente contrarrestada por el Ejecutivo venezolano mediante la construcción colectiva de la bandera que acompañará a los restos mortales del Padre de la Patria en su nuevo lecho de muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada