martes, 11 de octubre de 2011

El 60% de los rumanos reconoce que la situación económica era mejor en el comunismo

Tomado de http://www.lamanchaobrera.es/?p=5434
El último sondeo del Instituto Rumano de Estudios Sociales (IRES) muestra que los rumanos están muy desencantados y decepcionados con la situación actual. El 86% de los participantes en la encuesta respondieron que es muy difícil tener una vida decente en la Rumania de 22 años después del golpe de estado de diciembre de 1989. Las mayores preocupaciones de los rumanos son, según el estudio, la corrupción generalizada, la falta de dinero, el desempleo y el descenso de la calidad de los servicios sanitarios.
Más aún, después de dos decenios de paraíso capitalista, el 58% de los rumanos responden que la situación económica del país es bastante peor que antes de 1989.
El estudio de IRES concluye también que el 73% de los rumanos aconsejarían a un joven que encuentre trabajo en el extranjero que se marche, y solo un 25% le aconsejarían que se quede en el país. Igualmente, el 94% de los encuestados afirman que es muy difícil comprar una casa en Rumania (en contraste con la situación antes de 1989, cuando todos tenían una vivienda digna a su disposición y un trabajo adecuado a su formación).
Los niños rumanos son cada vez más difíciles de criar, según los participantes en la encuesta. Así, nueve de cada diez rumanos dicen que es muy difícil crecer un hijo y asegurarle todo lo que necesita.
Y todo lo anterior sin que, según la encuesta, parezca que los rumanos sean muy exigentes, pues la mayoría, un 60%, piensa que solo necesitan 2000 lei (500 euros) para vivir decentemente, y 25% dicen que el salario suficiente seria entre 2000 y 3000 lei (hasta 750 euros). Solo un 3% dicen que necesitan 4000 lei (1000 euros) para vivir.
Una última conclusión del estudio es que nueve de cada diez rumanos saben perfectamente, según sus respuestas, que los millonarios rumanos que han surgido tras el golpe de estado de 1989 han hecho su fortuna ilegalmente… Y es que, y terminando con una cita que repito mucho, del francés Honoré de Balzac, el régimen capitalista instaurado en Rumania durante estos últimos 22 años ha vuelto a demostrar con creces a sus ciudadanos, tras casi 45 años de socialismo, que “detrás de toda gran fortuna siempre hay un gran delito”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada