jueves, 13 de mayo de 2010

Declaración de los jóvenes intelectuales cubanos.

Hace sólo unos días, en la ciudad de Holguín, más de 300 jóvenes intelectuales y artistas de veinte países, participantes en la edición diecisiete de las Romerías de Mayo, proclamaron, en la Declaración Final del encuentro, su rechazo a la "campaña mediática internacional que ha querido distorsionar la realidad de Cuba, ocultando los logros de su pueblo y la dimensión de su ejemplo" y revindicaron el derecho de nuestro país "a existir como nación libre y soberana".
Hoy nos vemos en la obligación de pronunciarnos ante la insólita Plataforma de españoles por la democratización de Cuba que, integrada por figuras de la literatura, el periodismo y el espectáculo de la nación ibérica, acaba de dar a conocer, en conferencia de prensa, un "Manifiesto" que pretende "ayudar al pueblo cubano para que alcance la democracia lo antes posible".
Se trata de un claro intento por no dejar morir la campaña anticubana que desde los más poderosos medios de comunicación se viene articulando contra nuestro país.
En un acto de injerencia que recuerda los peores años de la historia colonial, los promotores de este "Manifiesto" descalifican y tildan de "totalitario" a nuestro modelo social y político. Desconocen que lo que llaman una "feroz y dolorosa dictadura" acaba de recibir el respaldo público y mayoritario de todas las generaciones de cubanos en las elecciones de delegados del Poder Popular y en las masivas demostraciones con motivo del Primero de Mayo, actos de legítima democracia que no quieren entender.
Como parte del show mediático, un cable de EFE, fechado ayer en Madrid, se arriesga a encabezar la noticia con el siguiente titular: "Los grandes de la cultura española denuncian la feroz dictadura castrista". Publica además una imagen, reproducida por otros medios, en la que, ante un enorme fondo con el logotipo oficial de la Presidencia española de turno de la Unión Europea, posan con frivolidad algunos de los que suscriben el documento.
Los propósitos inmediatos de este show, se hacen explícitos en las declaraciones de los pocos firmantes que asistieron al acto. Aludieron con insistencia a la VI Cumbre Unión Europea-América Latina y el Caribe que se realizará la próxima semana en Madrid: "No se puede permitir -dijo uno de ellos- que se utilice esta cumbre para suavizar las relaciones con los hermanos Castro. Se tiene que denunciar, presionar y obligar, tanto a los líderes de la Unión Europea como de Latinoamérica, para que ellos se involucren en esta lucha a favor de la libertad".
Ante esta confesión, cómo no entender el "Manifiesto" como una acción desesperada con la que pretenden evitar por todos los medios que se generen simpatías hacia Cuba, en un contexto latinoamericano y caribeño hostil a la política colonialista de los países del bloque europeo.
Esta patética maniobra ataca claramente al gobierno de Zapatero por considerar su política exterior "animosa con la dictadura" -según las palabras de otro de los firmantes- y se articula con el anuncio del ex presidente Aznar de que realizará un homenaje en vísperas de la mencionada Cumbre a "las organizaciones cubanas demócratas de dentro y fuera de la isla", en realidad un puñado de mercenarios sin principios ni el menor prestigio.
De este modo, desde una Europa conmocionada por una profunda crisis económica y un dramático desempleo, algunos "famosos" de España, quizás uno que otro "grande" y muchos indudables "pequeños", se unen nada menos que a Aznar para "no dejarnos solos". Les angustia de manera evidente la solidaridad hacia Cuba que nuestros hermanos de América Latina y el Caribe seguramente pondrán de manifiesto en la Cumbre. Les desespera que en la cita se condene el bloqueo de los Estados Unidos y se denuncie la agresión contra nuestro país.
Los jóvenes escritores y artistas cubanos reconocemos el esencial aporte de la cultura de los pueblos de España y más de una vez hemos rendido homenaje a los grandes de las artes y las letras de ese país. La ética de la España republicana y antifascista es la nuestra. Al propio tiempo, rechazamos toda maniobra colonial y nos resulta particularmente repugnante que esta llamada "Plataforma" se presente ante el mundo de un modo tan burdo y con una cobertura en apariencia cultural.
Los cubanos nunca nos hemos sentido solos. Compartimos nuestras realizaciones y esperanzas con millones de seres humanos de todo el planeta. Ellos son conscientes del humanismo que encierran las ideas y principios que ha proclamado por medio siglo la Revolución Cubana.
PRESIDENCIA DE LA AHS
13 de mayo de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada