lunes, 28 de junio de 2010

Las malas intenciones del infierno.

La guerra de Internet no se detiene ante a ningún código ético. Recientemente le usurparon la identidad a Arnoldo Fernández, bloguero cubano de Contramaestre, quien mantiene un interesante espacio sobre temas culturales, para distribuir un texto contrarrevolucionario.
LEA AQUÍ LO ACONTECIDO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada