martes, 25 de junio de 2013

Caballos marinos con huéspedes felinos

Las obras escultóricas, una vez que se "dejan" en el espacio público, cumplen funciones diferentes. A veces, el propósito es provocar la interacción con el espectador ocasional, y a veces la interacción se produce de forma imprevista. A la salida de la Residencia Estudiantil de las Escuelas de Arte de La Habana, en Zanja y Aramburo, ha sido ubicada la escultura "Caballos marinos" de Dagoberto Jaquinet, una obra de grandes dimensiones, construida de acero revestido con alambrón. Nos la mostraba la vicedirectora de esta institución, cuando descubrimos a un inquilino. Frank Carlos tomó las fotos de constancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada