viernes, 6 de noviembre de 2009

Gobierno constitucional declara fracaso en acuerdo de Tegucigalpa.

(Telesur) El presidente constitucional de Honduras, Manuel Zelaya, declaró fracasado el Acuerdo Tegucigalpa /San José con el que se pretendió poner fin a la crisis política en el país centroamericano, el pronunciamiento se produce luego de la conformación unilateral de un supuesto Gobierno de Unidad y Reconciliación por parte del régimen de facto hondureño. En declaraciones a la radio local desde la embajada de Brasil enTegucigalpa, la capital hondureña, Zelaya rechazó que sea Micheletti el que presida el intento de Gobierno de coalición, ya que en su condición de golpista no es reconocido como gobernante de Honduras y su régimen de facto es objeto de sanciones económicas por parte de la comunidad internacional. "No puede presidir un Gobierno de Unidad y Reconciliación un presidente de facto que nadie lo ha reconocido en el mundo", dijo Zelaya a la radio Globo. El legítimo jefe de Estado de Honduras emitió estas declaraciones luego de que el representante de su gobierno, Jorge Arturo Reina, anunciara el fracaso del acuerdo. Reina, en declaraciones a la prensa durante la madrugada de este viernes, luego de vencido el plazo para la creación de la coalición gobernante de conciliación, anunció que el Gobierno constitucional daba por fracasado el acuerdo. Reina expresó el rechazo del Gobierno constitucional hondureño sobre el anuncio realizado unos minutos antes por Micheletti, quien decretó la conformación del Gobierno de Unidad y Reconciliación, aún cuando el gobernante legítimo de Honduras, Manuel Zelaya, no ha sido restituido en su cargo, otro punto específico contenido en el referido acuerdo. La conformación unilateral de la coalición conciliadora fue catalogada por Reina como una falta de voluntad del régimen de facto para cumplir con el acuerdo Tegucigalpa/San José, firmado por ambas partes (constitucionales y golpistas) la semana pasada."Con esto se manifiesta la falta de voluntad para cumplir la letra y el espíritu del acuerdo, desconociendo la propuesta del plan Arias, las resoluciones de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)", dijo Reina."Declaramos fracasado el Acuerdo por el incumplimiento del régimen de facto del compromiso de que en esta fecha debería estar organizado e instalado el Gobierno de Unidad y de reconciliación nacional, el que por Ley debe ser presidido por el presidente electo por el pueblo de Honduras, José Manuel Zelaya Rosales", añadió el representante de Zelaya. Además leyó un documento de siete puntos, entre los que pidieron impedir que el pueblo de Honduras sea defraudado con la realización de elecciones fraudulentas, en referencia al proceso electoral que los golpistas prevén realizar el próximo 29 de noviembre. Puntos de documento:1.- No estamos dispuestos a perder los derechos del pueblo legitimando este golpe de Estado. 2.-No aceptamos que se materialice la sociedad y que el presidente de Honduras sea nombrado en las cúpulas de las Fuerzas Armadas. 3.- La democracia es un bien supremo de la sociedad y el único camino para enfrentar los problemas de la tercera economía más pobre de Latinoamérica, por lo que no estamos dispuestos a permitir que se nos robe, con este tipo de trampas, nuestra democracia. 4.- La violación permanente a los derechos humanos, la cancelación de las libertades públicas y la confiscación de medios de comunicación, igual que la situación del presidente electo por el pueblo, rodeado por sus militares en la sede diplomática de Brasil y la persecución política, es la prueba más evidente de la preparación de un gran fraude político-electoral para el 29 de noviembre. 5.- Anunciamos nuestro total desconocimiento en este proceso electoral y a los resultados de los vicios antes mencionados. Elecciones bajo dictadura son un fraude para el pueblo. 6.- Invitar, de manera inmediata, a los cancilleres de la OEA a que se pronuncien sobre lo que acontece en el gobierno legítimamente electo por el pueblo hondureño y continúen la condena y el desconocimiento del régimen defacto. 7.- Agradecemos al pueblo, al apoyo brindado por la comunidad internacional, a la OEA, al secretario Insulza, al ex presidente de Chile, Ricardo Lagos Escobar, a la ministra del Trabajo del Gobierno de Estados Unidos, señora Hilda Solís. Gobierno constitucional no encubrirá fraude. Además, Reina aseguró que "el gobierno electo por el pueblo no se prestará a encubrir, con apariencias, la ilegalidad profunda que encierra el golpe de Estado y la criminal conducta que se desempeña sobre el pueblo de Honduras y que se prepara como un gran fraude electoral". Resaltó que el Gobierno de Unidad y Reconciliación debía ser encabezado por Zelaya, quien es el mandatario que los hondureños eligieron, quien fue separado de su cargo a través de un golpe de Estado el pasado 28 de junio. En ese sentido, aseguró que ese proceso de reconciliación fue parte de una maniobra del régimen de facto, mientras que fue tomado en serio por parte del gobierno constitucional de Zelaya. "Todo el proceso de reconciliación, al tiempo que era tomado con seriedad profunda por el gobierno del presidente constitucional Manuel Zelaya, era una pantomima de los golpistas", dijo Reina. Asimismo adelantó que "ahora se hará un examen completo de la situación, para determinar una conducta que lleve a impedir que el pueblo de Honduras sea defraudado con una elecciones fraudulentas, en las cuales creímos que podíamos convenir para que fuesen limpias".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada