miércoles, 3 de febrero de 2010

Mensaje xenófobo contra bailarines cubanos en “El País”.

José Manzaneda (Cubainformación)
Los ataques a Cuba en el diario español El País pueden proceder de los rincones informativos más insospechados. El pasado 9 de enero de 2010, su sección de crítica de danza narraba el espectáculo de ballet que abrió la gala inaugural de la Presidencia Española de la Unión Europea, celebrada el día anterior en el Teatro Real de Madrid. El titular ya era indicativo de su claro sesgo informativo: “Cuba se cuela en la gala del Real” (1).
En el texto, se criticaba la presencia de bailarines cubanos en un espectáculo de ballet español dirigido a las autoridades de la Unión Europea. Para El País, la presencia de los cubanos en el espectáculo tenía clara “intencionalidad y (...) mensaje”. Era consecuencia de la “diplomacia de ballet” con que el Ministro de Exteriores español Miguel Ángel Moratinos deseaba contentar al gobierno cubano. Y se afirmaba que la inclusión de los bailarines cubanos contenía un “mensaje subliminal”.
Para redondear su tesis conspirativa, el autor del texto recordaba que Lienz Chang y Romel Frómeta, los citados bailarines cubanos, pertenecen al Ballet Nacional de Cuba. “Uno de ellos afirma el texto- (está) muy cercano a Alicia Alonso y a la cultura oficialista del régimen cubano”.
La crítica a la inclusión de los cubanos en el ballet español era reforzada con la inclusión de una expresión de corte xenófobo procedente de un espectador del acto que, supuestamente, había exclamado: "¡Como si no hubiera primeros bailarines españoles!"
Lo curioso es que la autoría de este texto no pertenece a un periodista afectado de chovinismo español. Quien lo escribe es Roger Salas, crítico de danza y moda del diario El País y de nacionalidad cubana (2).
Roger Salas es uno de tantos cubanos que hoy escriben bajo contrato de los principales diarios españoles, y que cumplen a destajo su papel de propagandistas de estos grupos mediáticos contra el proceso revolucionario cubano (3) (4). Hay que recordar, por ejemplo, los textos viscerales de este autor contra la película “Fresa y chocolate”, una de las joyas de la cinematografía cubana contemporánea y cuyo mensaje colaboró significativamente al actual proceso de avance social en materia de tolerancia a la diversidad sexual en Cuba. Para el crítico de danza y moda de El País, por el contrario, Fresa y Chocolate fue una “película (...) hecha por el régimen de Castro para demostrar que hoy hay libertad en Cuba para los homosexuales y de paso alentar el turismo sexual (...)" (5).
Estos mensajes retorcidos, forzados y obsesivos con relación a Cuba son constantes en todas las secciones de El País. Este diario pertenece al Grupo Prisa, multinacional española lanzada que, desde hace años, con apoyo diplomático del gobierno español, a la compra de decenas de televisiones, diarios y radios de América Latina (6). Su línea informativa es acorde a sus intereses empresariales: aquellos gobiernos latinoamericanos que han permitido su expansión, aparecen en sus páginas como modelo de buen gobierno. Quienes han obstaculizado su avance, mediante leyes restrictivas al capital transnacional o con políticas que impulsan el desarrollo de medios locales públicos o comunitarios, se han convertido en sus demonios informativos. Éste es el particular concepto que tiene el Grupo Prisa sobre la libertad de prensa.
(1) http://www.elpais.com/articulo/cultura/Cuba/cuela/gala/Real/elpepicul/20100109elpepicul_6/Tes
(2) http://www.elpais.com/todo-sobre/persona/Roger/Salas/885/
(3) http://www.elmundo.es/america/2009/12/26/cuba/1261839126.html
(4) http://www.elmundo.es/elmundo/2007/04/25/comunicacion/1177518202.html
(5) http://www.cubanet.org/CNews/y98/nov98/23o6.htm
(6) http://www.bbc.co.uk/mundo/america_latina/2009/11/091112_especial_medios_gobiernos_mr.shtml

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada