lunes, 4 de junio de 2012

Guerra de imaginarios: A vuelo de cóndor


La revista cultural El Caimán Barbudo, acaba de publicar en su edición digital la versión completa de una entrevista que me hizo la periodista Beatriz Rosales durante la presentación de mi libro Cuba: ¿revolución o reforma? en las pasadas Romerías de Mayo de Holguín. Entre preguntas y respuestas, la autora intercala criterios sobre el libro que pueden leerse como artículo. Donde pongo puntos suspensivos va propiamente la entrevista. Para el que quiera leer la entrevista completa dejo el link aquí: Guerra de imaginarios. A vuelo de cóndor 
Vea también sobre el mismo tema: Estocada de futuro
Beatriz Rosales Vicente 
Aunque habla de literatura, de cine o de movimientos culturales, el libro Cuba: ¿revolución o reforma? de Enrique Ubieta Gómez no es de crítica artística, sino que ofrece una mirada sociocultural en un sentido amplio y un enfoque en torno a la guerra de imaginarios culturales. Tampoco está declarado como un libro de historia, aunque buena parte de las conexiones y análisis que establece partan de un conocimiento exhaustivo de condicionantes y contextos históricos, como los que dan pie a los conceptos de revolución o reforma, sacados de nuestras propias tradiciones históricas. (...)

El libro comienza precisamente abordando esas tradiciones y su influencia determinante en lo que aceptamos como Historia, en lo que sabemos nuestra historia. Formación de la nacionalidad, corrientes que llevaron al independentismo, el pensamiento martiano, la crítica y la creación, son temas abordados en el primer capítulo, con una “anormalidad” que se agradece, porque Enrique Ubieta logra textos de una profundidad meritoria, aún más meritoria por escapar a la estructura del “bloque” y del texto “ladrillo”, de altos quilates cognoscitivos pero de aburrida lectura. En Cuba…, la lectura es más sugerente que estática, y más ágil, provocadora, de lo que augurarían tales temas en cualquier otro caso. La prosa va desde una época a cien años más tarde, de un personaje a lo que de él otros dijeron, con una capacidad de síntesis y representación que exige, por lo menos, claridad en el “qué quiero decir” del autor, sin hablar de pericia en el manejo de la palabra escrita. (...)


Los ejemplos y escenarios descritos en el libro evidencian la extensión del trabajo de campo que exigió el libro, que su autor nos cuenta conformado a través de textos escritos durante muchos años y publicados luego, entretejidos sin perder nunca la organicidad temática. Una organicidad que no se pierde ni siquiera cuando se traslada al Muro de Berlín, a Miami y la intelectualidad contrarrevolucionaria o a la Avenida de los Presidentes, en La Habana. Son espacios o contextos históricos que sirven al lector de ejemplos —motivadores— sobre la guerra de imaginarios y la alternativa cultural y económica que supone la sociedad socialista frente a la capitalista.(...)
Del filme Los dioses rotos (Ernesto Daranas, 2008), por ejemplo, Ubieta extrae un análisis sobre los conceptos de modernidad que se aplican a la realidad cubana, en un intento de emparentar avances y retrocesos con un antes y después del triunfo de la Revolución Cubana, respectivamente. Pinceladas críticas sobre el filme van dirigiendo este análisis de forma que la película catapulte a un sentido más amplio, donde “los dioses” son pretexto o una imagen visual de lo que se escribe. El autor describe entonces cómo el imaginario cultural se utiliza para negar a un país —el nuestro— lo que en otros países se acepta o pasa inadvertido, y tal distinción no es otra cosa que el manejo, desde la cultura, de intereses económicos, políticos, o ambos. Otras catapultas para Ubieta, como Los dioses…, es Suite Habana (Fernando Pérez, 2003), o la novela Los pasos perdidos de Alejo Carpentier, donde un viaje a raíces y épocas más remotas no significa necesariamente una pérdida de comodidades y progresos, sino el reconocimiento de que cada tiempo aporta sus propios valores. (...)
El libro constituye también una especie de mapa, cosa que no se había hecho antes, del pensamiento intelectual contrarrevolucionario. Y se hace no a través de terceras interpretaciones, sino de la exposición textual de ese pensamiento, que no por contrario deja de ser necesario, como la contradicción al desarrollo, porque a partir de ellos Ubieta analiza los códigos pulsados para construir una nostalgia de tiempos anteriores a la Revolución. Y esa nostalgia —fabricada expresamente para los que no la conocieron— es la que adorna de falsos destellos entrañables a la mafia en Cuba antes del 59, al juego ilícito y hasta a las más profundas desigualdades sociales. Con un análisis sociológico y cultural, Ubieta desnuda esas intenciones que subyacen en esa aparentemente inofensiva nostalgia. (...)
El libro constituye también una especie de mapa, cosa que no se había hecho antes, del pensamiento intelectual contrarrevolucionario. Y se hace no a través de terceras interpretaciones, sino de la exposición textual de ese pensamiento, que no por contrario deja de ser necesario, como la contradicción al desarrollo, porque a partir de ellos Ubieta analiza los códigos pulsados para construir una nostalgia de tiempos anteriores a la Revolución. Y esa nostalgia —fabricada expresamente para los que no la conocieron— es la que adorna de falsos destellos entrañables a la mafia en Cuba antes del 59, al juego ilícito y hasta a las más profundas desigualdades sociales. Con un análisis sociológico y cultural, Ubieta desnuda esas intenciones que subyacen en esa aparentemente inofensiva nostalgia. (...)
Opiniones de jóvenes cubanos, rockeros, frikis o trabajadores sociales, ilustran aleatoriamente varios de los ejemplos de esa guerra de imaginarios, cuya incidencia difumina los límites aparentes entre economía y cultura, y es a través de esas entrevistas que el autor articula sus análisis. Es de destacar entonces el énfasis que hace en la juventud y en la defensa de sus rebeldías naturales, como paso indispensable —aunque no privativo ni único— de su conversión en verdaderos revolucionarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada