lunes, 24 de diciembre de 2012

Informe incompleto de viaje a las provincias centrales

E. U. G.
Regreso a mi bitácora, después de una semana de casi absoluto abandono. Días intensos, y de fructíferos debates en un largo recorrido por las provincias centrales, desde Cienfuegos hasta Camagüey, dos bellas ciudades. Encuentros, siempre gratificantes, con estudiantes universitarios, periodistas y dirigentes políticos y administrativos. En Sancti Spíritus pude ver a mi amigo, el escritor Antonio Rodríguez Salvador, más conocido por Chichito, y escaparme hasta su casa en Jatibonico, conocer a su esposa, a una de sus hijas y a su nieta.
En la casa de Antonio Rodríguez Salvador, Chichito.
En Ciego de Ávila, quedaron compromisos de regreso y más debate con la AHS. En Camagüey, la ciudad donde pasé mi servicio social, di con mi hermano de estudios universitarios Fidel Martínez, alias el Pollo, hoy doctor en filosofía y profesor titular, visité su casa, y me llevé en la memoria flash su tesis y todas las canciones de Alla Pugachova, la cantante pop soviética más popular de nuestros años. En la Universidad de Camagüey, después de impartir una conferencia para alumnos (entre estos, el amigo y bloguero Jorgito) y profesores, el Rector me entregó el sello conmemorativo por los 45 años de fundación de esa institución de docencia superior.
Abajo, el Rector de la Universidad de Camagüey, Dr. Santiago Lages Choy, me entrega el sello 45 Aniversario
En la Universidad Pedagógica José Martí, de Camagüey, donde hice el servicio social, entre 1983 y 1985
Y de la mano de Francis, llegué a la casa-museo de Joel Jover, ese extraordinario pintor, ¡que colecciona los números de La Calle del Medio! Conversamos de un amigo común, Roberto Méndez, y de la mercantilización de las artes, tema que abordaremos de conjunto para un próximo número de la revista. Ileana, su esposa (también pintora), no dejó que saliéramos sin abrigo material –el frío cortaba la piel, y no traíamos nada para el regreso en una guagua Yutong, presumiblemente refrigerada–, y nos “salvó la vida”. En un entreactos, compartimos en el Paraíso (así se nombra la granja), con jóvenes periodistas-blogueros –La Mariposa Cubana, Nube de Alivio, Turquinauta, Super Cuba, entre otros– y con jóvenes cristianos de diversas denominaciones. En fin, una semana cargada y bien aprovechada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada