martes, 4 de agosto de 2009

Zoé Valdés: el negocio del fascismo (3 y final)

“El guevarismo impuso un modelo de hombre nuevo del estilo del hombre hitleriano”. Zoé Valdés.

Jose Manzaneda

Parte 3. Los más sonados ridículos.

Todos los grandes montajes mediáticos contra la Revolución cubana son sistemáticamente apoyados por artículos y declaraciones de la escritora nacida en La Habana y residente en París Zoé Valdés.

La fortuna de Fidel, versión Forbes.
Por ejemplo, la supuesta fortuna de Fidel Castro. “El dinero que llega a Cuba se desvía a cuentas en Suiza, que se denominan "la reserva del Comandante", escribía el 25 de abril de 2003 en la web de “El Mundo”. Y, en el mismo espacio, Zoé Valdés mencionaba su fuente de información: “Su fortuna salió en la revista Forbes y (...) es mucho más rico que la Reina de Inglaterra”. Recordemos el esperpento informativo protagonizado por la revista estadounidense Forbes, que incluyó al ex presidente cubano en una lista mundial de multimillonarios. En 2003, establecía el patrimonio de Fidel en 110 millones de dólares. Reconocía que "la estimación de estas fortunas es un asunto muy complicado" y, al no tener dato alguno, había aplicado, con total descaro, un porcentaje del producto interior bruto del país como su propiedad. Al año siguiente, la revista elevó el cálculo a 900 millones de dólares. Forbes seguía sin dato ni prueba alguna, pero cambió su método de cáculo: "Asumimos que el dictador tiene el control de una red de compañías estatales que incluye el Palacio de Convenciones, Cimex y Medicuba". Es decir, el periodista imputó edificios y empresas públicas, propiedad de la nación, a la supuesta fortuna del mandatario. El propio Fidel Castro retó a Forbes en la televisión cubana: si le probaban la existencia de un solo dólar de su propiedad, dejaría su cargo (Mesa Redonda Informativa, Cubavisión, La Habana, 15 de mayo de 2006.).

El “problema” de la prostitución infantil en Cuba, sin datos ni pruebas.
Pero ésta no es la única ocasión en que Zoé Valdés reproduce bulos posteriormente destapados. El 3 de octubre de 2008, el canal español de televisión Telecinco emitió un video de cámara oculta titulado “Prostitución infantil en Cuba” (Producciones Mandarina, “Prostitución infantil en Cuba” Telecinco, Madrid, 3 de octubre de 2008), un bajísimo producto de telebasura cuyos trucos de montaje y trampas de todo tipo fueron desenmascarados, uno a uno, por Cubainformación. Zoé Valdés, sin embargo, llegó a exigir que el Ministro de Asuntos Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos, discutiera con su homólogo cubano el citado tema. El asunto de la prostitución infantil –problema que en Cuba es mínimo en comparación con otros países de la región- es argumento recurrente de Zoé Valdés en sus escritos y entrevistas, donde, a falta de datos, pruebas o evidencias, recurre a la generalización o al balbuceo.

La campaña de firmas por un estudiante que jamás fue detenido
Otro de los ridículos memorables de Zoé Valdés fue en ocasión de la difusión en Internet, en 2008, de un video en el que estudiantes de la Universidad de Ciencias Informáticas de La Habana realizaban preguntas críticas al presidente del parlamento cubano, Ricardo Alarcón de Quesada. El video difundido era un pequeño fragmento, elegido con clara intención manipuladora, de un encuentro de horas entre el líder cubano y estudiantes, algo muy habitual en Cuba. Al día siguiente, Radio Martí y TV Martí, canales de Miami financiadas por el gobierno de EEUU, divulgaron la noticia del arresto de uno de los estudiantes, Eliécer Ávila. Inmediatamente, Zoé Valdés convocó, a través de su blog, una campaña de recogida de firmas por la libertad del estudiante, con el fin de enviarlas a Amnistía Internacional. La noticia de la detención fue desmentida casi de inmediato por el propio Eliecer, que en un video denunció la utilización de su persona en dicha campaña de manipulación.
Por supuesto, ni los medios creadores de la falsa noticia ni Zoé Valdés rectificaron ni pidieron disculpas.
Pero, a pesar de sus ridículos monumentales, Zoé Valdés sigue siendo un rentable producto de venta editorial, gracias a sus habituales shows mediáticos y a grandes promociones publicitarias. Zoé Valdés, escritora nacida en La Habana y radicada en París, encarna el odio visceral de la extrema derecha contra la Revolución cubana. Sin duda, un lucrativo culto al odio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada