miércoles, 24 de abril de 2013

La “Solidaridad” en Alemania según el “disidente” cubano René Gómez Manzano

Justo Cruz
Cubasí, Alemania 
El “disidente” cubano René Gómez Manzano ha escrito un artículo sobre “las muestras de solidaridad” que están recibiendo algunos “disidentes” cubanos en Alemania. Se refiere sin duda a la participación conjuntamente con otros de los de su especie en una reunión organizada por el Consejo de la Sociedad Internacional de Derechos Humanos (IGFM por sus siglas en alemán) y el encuentro que sostuvieron él y Berta Soler con el ministro de Relaciones Exteriores del Gobierno Federal Alemán, Guido Westerwelle, lo que considera un “indudable honor” por parte del alto funcionario “teutón”. Utilizar la palabra “teutón” para “alabar” a un alemán es una muestra de tracatanería de mal gusto, que solo se le puede ocurrir a alguien que no tenga la más mínima idea sobre la historia de este país.
En su artículo, el señor Manzano utiliza las siglas SIDH para referirse a la Sociedad Internacional de Derechos Humanos. Yo utilizo las siglas IGFM en alemán a modo de identificación para que no se confunda con otra sociedad alemana que lleva casi el mismo nombre, la Sociedad por los Derechos Humanos. Organización que si goza de buena reputación por el trabajo serio que realiza en materia de derechos humanos. Ya en otro artículo me referí a la IGFM, conocida en los medios alemanes como una “Grauzonenorganisation” por su carácter demagogo y de extrema derecha. Aquí les pongo el link donde se puede leer el artículo al cual me refiero y que escribí ya hace algún tiempo sobre la IGFM, porque es muy importante que en Cuba y en el mundo se conozca con quienes se codean los disidentes cubanos. http://auto-hermes.ning.com/profiles/blogs/10-de-diciembre-dia 
Cuando el señor Manzano habla de las muestras de solidaridad recibidas en Alemania, no se refiere desde luego al pueblo alemán, ni a organizaciones de derechos humanos. Tampoco se refiere a los movimientos ciudadanos que en Europa y en el mundo luchan por una sociedad más justa y equitativa, por una democracia más participativa alejada del poder de los bancos y de las grandes corporaciones. Estas organizaciones, por su parte, jamás se interesarían por estos demagogos. El señor Manzano se refiere a las muestras de solidaridad recibida por parte de los políticos de derecha y extrema derecha, liberales y neo liberales, responsables de crisis económicas. Los políticos a los que se refiere el señor Manzano son los mismos que apoyan a la OTAN en sus aventurars guerreristas por el mundo para apoderarse de los recursos naturales de otros países. Políticos y activistas que representan los intereses de la burguesía alemana, lo peor del planeta. Todo lo contrario a los principios e ideales que deben caracterizar a un verdadero activista social.
Las relaciones de los “disidentes” cubanos en Europa se reduce también a contactos con organizaciones de dudosa reputación como la IGFM de Alemania. Ninguna organización europea reconocida como movimiento social o como organización por los derechos humanos se buscaría como aliado a esta clase de políticos. Como ejemplo podemos citar en Alemania a los partidos Demócratas Cristianos (CDU), al Partido de los Liberales Libres (FDP) y a las fundaciones Konrad Adenauer y a la Friedrich Neumann, tristemente conocidas también en América Latina por su política injerencista y de doble moral. La especialidad de estas fundaciones es el de apoyar a los opositores en los países de orientación izquierdista, a dictadores y a terroristas vestidos de demócratas como es el caso de Capriles en Venezuela. No es una sorpresa para nadie, por ejemplo, que Yoani Sánchez, en su visita a los EEUU se reúna con los senadores del Congreso de los EEUU que fueron invitados a participar en un homenaje al sanguinario dictador Augusto Pinochet. A dicho homenaje fueron invitados también políticos del PP y fascistas españoles. Los mismos “benefactores” que pasearon por Madrid a la vividora número uno de las “Damas del Verde” Berta Soler, como si fuera un trofeo de guerra La señora Soler se distingue entre todos estos vividores por la falta de pudor con que se expresa. Miente y difama con una desfachatez que asombra. Tonta, mentirosa, pero al parecer útil. En Internet está circulando un video muy actual donde se puede ver que piensan las “amigas de causa” de esta vividora, sobre sus cualidades como líder:
http://la-isla-desconocida.blogspot.com/2013/04/escandalo-de-corrupcion-en-las-damas-de.html
Para los emigrantes residentes en Alemania, especialmente para la comunidad cubana constituye una ofensa que Berta Soler y René Gómez Manzano se reúnan con los demagogos de la IGFM y que tengan el descaro de hablar en nombre del pueblo de Cuba. Organizaciones como ésta son las que simpatizan con aquellos políticos y organizaciones responsables de leyes discriminatorias que violan los derechos de los emigrantes y de otros grupos sociales catalogados por ellos mismos como minorías. Las siglas IGFM son tristemente conocidas en Alemania. Solo una hojeada a su página de Internet demuestra la poca seriedad con la que es tratado el tema de los derechos humanos. El trabajo de divulgación y propaganda de la IGFM sobre supuestas violaciones de los derechos humanos se reducen exclusivamente a criticar la violación de estos derechos en los antiguos países socialistas o países de orientación izquierdista y de religión musulmana y se caracterizan por su agresivo populismo y racismo en la publicación de informes y noticias infundadas y exageradas sobre supuestas violaciones de estos derechos.
La Organización de las Naciones Unidas llegó a calificar a esta organización, en los tiempos del Apartheid en Sudáfrica como “agente” del Régimen Sudafricano, ya que se habían pronunciado en contra de la liberación de Nelson Mandela. Algunos analistas, periodistas y políticos alemanes hacen constantemente alusión a los contactos de la IGFM con organizaciones criminales y racistas como “NPD” (organización de los Neonazis alemanes), “Republikaner” (antiguo partido de los extremistas de derecha de Alemania), etc. Sobre el encuentro que sostuvieron René Gómez Manzano y Berta Soler con el ministro de Relaciones Exteriores del Gobierno Federal Alemán, Guido Westerwelle, no vale la pena un comentario profundo. El señor Westerwelle es un político del partido FDP que va en caída. Hace casi dos años fue destituido por sus propios partidarios como Secretario General. El FDP como partido está corriendo la misma suerte. En las últimas elecciones federales lograron el 14,6 % de los votos. Según encuestas recientes, ahora no llegarían ni tan siquiera al 5 %, lo que significa que posiblemente no llegarán a estar representados en el Parlamento. Esto se lo deben los liberales especialmente a la política exterior desarrollada por el señor Westerwelle y a la política neo liberal del ministro de economía Philipp Roesler, también del FDP.
En el artículo del señor Manzano llama la atención el resumen que hace de su “gira” por el mundo, cito: “Con ella se ha puesto de manifiesto una vez más que las violaciones de los derechos humanos preocupan no sólo a los Estados Unidos; que otros gobiernos democráticos del mundo —en este caso, el de un país de tanta importancia y prestigio como Alemania— también exponen su interés por la falta de libertad en la tierra cubana”. ¿Qué luchador por los derechos humanos en el mundo llegaría a tan nefastas conclusiones con respecto al papel de los EE UU en materia de derechos humanos? ¿Desconoce el señor Manzano que los EEUU es el primer exportador de armas en el mundo y que Alemania es el número tres en la lista? ¿Conoce este señor en cuantas guerras y conflictos están “enredados” los EE UU y Alemania actualmente? ¿Desconoce este señor como se violan los derechos humanos en los EE UU y en Alemania? ¿Ha escuchado hablar el señor Manzano sobre los “movimientos de indignados” o “Ocuppy Wall Street” y de la forma en la que sus activistas son reprimidos en estos países de “tanta importancia” y “prestigio”, a los que él se refiere?
Es difícil de creer, que personajes como Yoani Sánchez, Berta Soler, René Gómez Manzano estén convencidos de que con los “amigos” que se han buscado puedan algún día ganarse la simpatía del pueblo de Cuba y las fuerzas progresistas del mundo. Hace apenas unas hora la señora Berta Soler le “contaba” a una periodista en el Parlamento Europeo sobre el “sufrimientos de los presos políticos en Cuba”. Según esta mentirosa empedernida, los presos políticos cubanos reciben comida en mal estado por parte de los guardias de la prisión, para que no puedan digerirla y así poder ellos alimentar a sus puercos. Tonta, mentirosa, pero al parecer útil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada