martes, 23 de abril de 2013

Pacifismo a lo Capriles, o una breve controversia con Gandhi

Antonio Rodríguez Salvador
Luego de incitar a sus seguidores a la violencia: lo cual trajo como resultado la muerte de ocho personas, la quema de sedes del PSUV en diferentes ciudades, y la agresión a colaboradores médicos cubanos, entre otros hechos vandálicos que incluyeron incendios de casas con familias dentro, el candidato opositor en las últimas elecciones presidenciales venezolanas, Henrique Capriles Radonski, ha declarado ser un pacifista.
Ya sabemos, sin embargo, que el más ilustre representante del pacifismo moderno fue Mahatma Gandhi. El nos dijo: "La causa de la libertad se convierte en una burla si el precio a pagar es la destrucción de quienes deberían disfrutar la libertad."
Curioso es entonces el concepto de libertad que propone Capriles —quien no será tan ingenuo como para no suponer la catástrofe en que se hubiese hundido Venezuela, si el Presidente Nicolás Maduro no llega a actuar con serenidad.
Dijo Gandhi: "La violencia es el miedo a los ideales de los demás”, de modo que ante la deplorable actitud del candidato opositor, quien en realidad emerge nuevamente  victorioso, es el comandante Hugo Rafael Chávez Frías, inspirador de los ideales que sostienen la Revolución Bolivariana.
Brinda asimismo la posibilidad al recién electo presidente Nicolás Maduro de brillar como un auténtico estadista, en tanto su discurso —sin dejar de ser firme como corresponde a la gravedad de los hechos— ha dejado traslucir una prudencia y una sabiduría que hacen verdadero honor a su apellido.
Uno de los eslóganes más usados por el candidato opositor Capriles Radonski es “Hay un camino”; pero a esto respondería Mahatma Gandhi: "No hay camino hacia la paz, la paz es el camino”. Así, donde Capriles usa la palabra “progreso”, el líder hindú aclara: "Lo que se obtiene con violencia, solamente se puede mantener con violencia" y donde aquél dice: “cambio”, Gandhi opinaría: “Sé el cambio que quieras ver en el mundo”.
Uno de los objetos de ataque fueron las sedes de los canales Venezolana de Televisión y Telesur, así como las cuentas en Twitter de varios dirigentes chavistas, incluyendo la del presidente Nicolás Maduro. Al mismo tiempo se puso en práctica una feroz campaña mediática dirigida sobre todo contra el Consejo Nacional Electoral. A esto el dirigente nacionalista indio hubiera replicado: “Un error no se convierte en verdad por el hecho de que todo el mundo crea en él”.
Así, dice Gandhi: "Ganamos justicia más rápidamente si hacemos justicia a la parte contraria”. Pero Capriles no solo ha hecho lo inverso, sino que ha desconocido la propia justicia, cambiándola por la incitación al terror, en vez de presentar sus demandas por las vías reglamentadas en la Constitución Venezolana.
De este modo, su partido no debería llamarse más Primero Justicia. Tal vez Primero Violencia, Primero Terrorismo, Primero Golpe de Estado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada