miércoles, 7 de octubre de 2009

POSADA CARRILES Y LA CIA.

Dr. Néstor García Iturbe
Coincidiendo con el aniversario 33 del horrendo crimen de Barbados, perpetuado contra el vuelo 455 de Cubana de Aviación, que causó la muerte a 73 personas, la organización estadounidense National Security Archive reveló una serie de documentos desclasificados por la CIA en la que se prueba la vinculación de Luis Posada Carriles con la tenebrosa agencia.
En dichos documentos se revela que desde antes del año 1965 Posada Carriles fue reclutado por la CIA, donde recibió el seudónimo de AMCLEVE 15. Inicialmente la misión de Posada era infiltrarse dentro de los grupos del exilio para servir de informante a la agencia. Dentro de sus objetivos estaba Jorge Mas Canosa, con el que mantenía estrechas relaciones.
En un memorándum fechado en 1966, de Posada a Grover Lythcott, el Oficial que lo dirigía, informaba de su participación en la junta de coordinación de las organizaciones terroristas que se denominó RECE, lidereada por Mas Canosa. En el memorándum planteaba “estoy logrando una posición más solida dentro de los exilados, gracias a lo cual podré en el futuro realizar un mejor trabajo para la agencia”.
En uno de los documentos se describe la operación terrorista planificada bajo la dirección de Mas Canosa, que debía realizarse en el puerto de Veracruz contra naves soviéticas o cubanas. Para esta operación Posada informó a la CIA que fabricó diez bombas, en las que utilizó parte de 100 libras de explosivo C-4 que le había suministrado la agencia. La operación fue financiada por el RECE.
Dentro de los documentos desclasificados se encuentran varios de la CIA y del FBI en los que se reconoce el conocimiento de ambas agencias sobre la participación de Posada en el atentado terrorista contra el avión de Barbados. En los documentos Lythcott describe a Posada, al que también se seña con el seudónimo de “Pete”, como “un individuo que no es el típico terrorista irresponsable”, su forma de pensar “permite tomarlo en consideración para que forme parte de un futuro gobierno en Cuba cuando la revolución desaparezca”, pues se le reconoce como un ideólogo y fiel servidor de los intereses de Estados Unidos.
Los documentos desclasificados por la CIA, ofrecen amplia información sobre las actividades de Posada Carriles contra Cuba, incluyendo su participación en actividades terroristas contra propiedades cubanas en distintos países y contra instalaciones turísticas en Cuba. Además, demuestran como la CIA y el FBI trabajan en función de penetrar las organizaciones de exilados cubanos existentes en Estados Unidos, e inclusive como esa penetración les permite influenciar y dirigir las actividades que estas realizan contra Cuba.
La protección que estas agencias mantienen sobre Luis Posada Carriles, que a pesar de sus crímenes y la información que posee el gobierno estadounidense sobre estos se encuentra gozando de plena libertad en la ciudad de Miami, nos permite pensar que si en algún momento se conocieran todas las actividades criminales en que ha estado involucrado, se originaría un escándalo aún mayor, inclusive dentro de los propios Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada