lunes, 14 de septiembre de 2009

La derecha a la ofensiva.

Dr. Néstor García Iturbe.
El ascenso de Barack Obama a la presidencia de Estados Unidos y las débiles medidas que ha intentado tomar en relación con la situación social de la población del país ha provocado una fuerte reacción dentro de las organizaciones de la derecha estadounidense, incluyendo en esto algunas figuras del exilio cubano.
No puede parecernos extraño que se acuse a Obama de tratar de “socializar” los servicios de salud y que se diga que existe cierta tendencia “izquierdista” en algunas medidas relacionadas con la educación. En un momento determinado Richard Nixon fue acusado de comunista y una organización de derecha fue la que organizó el fallido atentado contra la vida de Ronald Reagan. Ese tipo de acusación en Estados Unidos puede considerarse dentro del status normal de la política del país cuando se ponen en peligro los intereses particulares de lo más reaccionario de la clase en el poder.
Dentro de los ideólogos que se destacan en estos momentos en la organización de las acciones de la derecha radical, se encuentra Gleen Beck, conocido comentarista y conductor de programas de la cadena de televisión Fox News. Con frecuencia Beck ha calificado a Obama de “racista”, de querer implantar en Estados Unidos un gobierno de corte socialista e inclusive en ocasiones sus acusaciones han incluido la de “corrupción”.
Beck y sus seguidores organizaron una manifestación en la capital estadounidense, Washington, D. C., la cual fijaron para el día 12 de septiembre con toda la intención, pues también plantean que la “debilidad” con que la administración Obama está tratando a los terroristas puede provocar ataques posteriores en suelo estadounidense. Esta manifestación recibió el nombre de “Proyecto 9/12”.
El “Proyecto 9/12”, según Beck, trata de hacer resurgir la “unidad patriótica” que existía después de los ataques del 11 de septiembre. Otro de los propósitos es retomar los valores religiosos que se han perdido. La estrategia del proyecto es mantener un ataque constante contra sus oponentes hasta “poder acorralarlos”. El proyecto se presenta como la oportunidad de luchar por la libertad contra la esclavitud. Los seguidores del proyecto han orquestado protestas violentas en reuniones efectuadas en las alcaldías de distintas ciudades y pueblos.
Otra organización involucrada en el fortalecimiento de la derecha, que también se vinculó a la organización de la manifestación del día 12 es la denominada “La Libertad Funciona” (Freedom Works), esta última bajo la dirección de Dick Armey, quien fuera líder de la mayoría republicana en el Congreso y actualmente es el gerente principal de un grupo que se dedica a realizar acciones de lobby en las cámaras legislativas. Esta organización ha hecho suyos los objetivos del Proyecto 9/12.
El mencionado Proyecto es financiado por grupos de trabajo de distintas corporaciones, por el Comité de Acción del Partido Republicano, por el tanque pensante Unión Nacional de Contribuyentes (National Taxpayers Union), la organización Patriotas de la Fiesta del Te ( Tea Party Patriots) que trata de capitalizar la protesta que los colonos realizaron contra Inglaterra antes de la guerra de independencia.
También financian el proyecto el Instituto Heartland y el Instituto de la Competividad, dedicados a realizar investigaciones sufragadas por grandes corporaciones cuyo resultado es que “fumar no daña su salud” y que “el calentamiento global” no existe. Las firmas Exxon Mobile, las Industrias Koch, La Unión de Americanos Conservadores y la firma lobista de David Keene, esta última representa en el Congreso los intereses de las empresas del sector de la salud. Algunos directivos de la Asociación Nacional del Rifle han manifestado su desacuerdo con las medidas propuestas por Obama y ratifican su participación en cualquier tipo de financiamiento o acción necesaria dentro del mismo.
El Proyecto ha recibido fondos secretos de organizaciones de extrema derecha entre ellas las denominadas Ciudadanos Patrióticos, Pradera en Llamas (Grassfire) y Resistencia, todas opuestas a la agenda “socialista” de Obama. La organización Resistencia utiliza contra Obama el argumento de que este es musulmán y está en contra de los judíos . Otra como la organización Nuestro País Merece lo Mejor, en su propaganda compara a Obama con Hitler.
Algunos Congresistas, que pueden calificarse de conservadores o de derecha, han tenido una actitud favorable ante la manifestación que organiza el Proyecto, estos son los representantes, por Georgia, Tom Price; por Indiana Mike Penser; por Tennessee, Marsha Blackburn; por Georgia , Phil Gingrey y por Carolina del Sur, Jim De Mint.
La derecha estadounidense está moviéndose rápidamente para mostrar un frente unido y fuerte contra las pretensiones de Obama, calificando de “socialismo” y de “izquierda” a tenues medidas que van encaminadas a restañar las grietas del sistema capitalista existente en Estados Unidos. Esto demuestra que no están en disposición de ceder en lo más mínimo a favor de los menos favorecidos por el sistema

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada