martes, 29 de enero de 2013

El éxito de la Celac y el breve aplauso para Angela Merkel en Miami

Edmundo García
En el día de ayer en Santiago de Chile el Presidente Raúl Castro recibió en nombre de Cuba la presidencia pro tempore de la Celac, un organismo que tiene el objetivo de impulsar la unidad latinoamericana y caribeña. La Celac significa la integración del sur, sin Estados Unidos ni Canadá y esta vez sin Paraguay por la situación irregular que existe en ese país tras el golpe de estado parlamentario contra el presidente Fernando Lugo. El éxito de esta cumbre se veía venir por el momento de despegue en que se encuentran las economías latinoamericanas, por la implementación de las reformas en Cuba y por la crisis que azota a la zona Euro que explica en parte la presencia de la UE en dicha reunión; por eso la estrategia desinformativa de los medios de la derecha de Miami estuvo dirigida a silenciar los temas más importantes y a engañar la opinión pública desviando la atención hacia escandalitos amarillistas tan burdos que se deshicieron por su propio peso.
Para contrarrestar las manipulaciones lo primero que hizo nuestro programa La Tarde se Mueve (Miami 14.50 am) fue pasar íntegramente el discurso del Presidente Raúl Castro en la Celac para que los oyentes pudieran sacar sus conclusiones sin tener que depender de las ediciones y la mutilación informativa que vende la prensa servil. La Tarde se Mueve fue realmente el único espacio que compartió las palabras del Presidente cubano en Miami. Quienes escucharon el discurso pudieron comprobar que la presencia de Cuba en la Celac correspondía a una auténtica vocación integradora martiana y bolivariana. Fue una intervención concentrada en los objetivos de la cumbre y que a mí personalmente me hizo ver al Presidente cubano como un estadista con mucha comprensión y dominio de la situación del mundo actual. Quienes además del audio tuvimos acceso al video pudimos apreciar en los gestos de los presentes la aprobación que despertaban las palabras del Presidente cubano. El Presidente Evo Morales de Bolivia, el Presidente Danilo Medina de República Dominicana, el Presidente Michel Martelly de Haití, el Presidente de Chile y anfitrión Sebastián Piñera y los otros se mostraban confiados en el traspaso a Cuba de la coordinación de la Celac. Me gustaría destacar la actitud del nuevo Presiden de México Enrique Peña Nieto, quien estuvo muy positivo ante las varias referencia a su país en el discurso del Presidente de Cuba. Peña Nieto hizo declaraciones muy claras a la prensa de su país acerca de la confianza que tenía en que Cuba coordinara este periodo de la Celac.
Como es habitual aquí en Miami la prensa dominante no hizo análisis serios de lo que estaba sucediendo en la reunión en Chile; mucho menos informó que en la Declaración de Santiago firmada junto a la Unión Europea se había hecho una condena a la extraterritorialidad de la anticubana ley Helms-Burton. Yo sé que varios periodistas con talento hubieran deseado proyectarse de modo más sensato y profesional, pero están en manos de los derechistas que decidieron centrarse en la tergiversación de un incidente del protocolo y continuar con la fracasada campaña para desviar la atención a un tema bilateral de las relaciones entre Cuba y Chile. Toda esta mentira se deshizo por sí sola, así que no fue tan difícil refutarla.
Ya el pasado domingo 27 en la noche a la presentadora Gloria Ordaz de Univisión 23 le habían pasado una nota sobre un video que supuestamente mostraba a la canciller alemana Angela Merkel dando la espalda con intención desaprobatoria al Presidente Raúl Castro y al Canciller Bruno Rodríguez. No olvidemos que una mentira parecida se inventó sobre una negativa de saludo al Presidente Raúl Castro por parte del Arzobispo de Santiago de Cuba Monseñor Dionisio García Ibáñez durante la visita del Papa Benedicto XVI a Cuba el pasado año.
En la misma cuerda de Univisión 23, El Nuevo Herald colgaba el video en su página web con esta nota: "Ambos mandatarios, tanto de Alemania como de Cuba, se encontraron cara a cara en la cumbre Celac-UE en Chile; ¿le negó intencionalmente el saludo la canciller a Raúl Castro?". Déjenme decir que el video es real, lo que es falso es el comentario desinformativo sobre la intención de la canciller alemana. La pregunta en la nota de El Nuevo Herald es manipuladora y evidencia que no había probabilidad de demostrar la intención de la Merkel; pero más importante que la verdad es para ellos la difamación sobre Cuba.
Todo el mundo sabe que en un coctel de protocolo tan concurrido, después del saludo  inicial, las personas se cruzan muchas veces por el lado, por detrás y por delante  dejando el provecho por dado. Pero la prensa derechista de Miami no tiene sentido  común y la mesa estaba servida para que el lunes en la mañana la tropa de Radio  Mambí abriera con todo un homenaje a Angela Merkel.
Como era 28 de enero, fecha del natalicio martiano, Ninoska Pérez Castellón pasó de la negación de un Martí antiimperialista (que quizás enseñan en Miami en un curso privado de Martí para batistianos) a un elogio a la Merkel que parecía que iba terminar en la entrega de una de esas medallas que otorga el llamado Consejo por la Libertad de Cuba (CLC). Pero de pronto pasó algo muy gracioso. Desde la propia cancillería alemana se empezaron a circular algunas fotos de la Merkel en la reunión de la Celac en Chile donde se la puede ver copa en mano y en animada charla con el Presidente Raúl Castro y el canciller Bruno Rodríguez; parece que un productor le pasó una foto a Ninoska y ahí mismo se acabó la candidatura de la Merkel a heroína del CLC y la tiraron para la cloaca. Eso muestra cuán demócratas son realmente estos derechistas miamenses: mientras dices lo que ellos quieren escuchar te aplauden, cuando no les gusta, te entierran.
La otra parte de la campaña para desviarse de los verdaderos temas de la Celac fue bastante chapucera y consistía en el fondo en tratar de hacer prevalecer un tema bilateral por encima del interés general de la reunión. Primero se habló de que si se iba a solicitar la detención del Presidente cubano Raúl Castro. Luego que si se le iba a pedir a un juez que lo citara a declarar para que contestara preguntas relativas a un atentado contra la vida de un senador en el año 1991. Después que si se le iba a pedir al Presidente Sebastián Piñera que le exigiera al Presidente cubano información sobre el caso.
Para que no quedaran dudas, el programa La Tarde se Mueve también transmitió en su edición de ayer lunes 28 una entrevista al canciller Bruno Rodríguez, que había estado presente en dicho encuentro bilateral, donde aclaró que efectivamente el tema del caso del senador había salido en algún momento pero que la parte chilena no había entregado ninguna documentación específica. El canciller cubano dijo además que la reunión de casi una hora había girado en torno al traspaso de Chile a Cuba de la presidencia de la Celac y sobre anécdotas históricas del proceso revolucionario cubano, donde por cierto le había asombrado el conocimiento que la contraparte tenía de la materia. 
El desmentido y el papelazo de la prensa manipuladora de Miami no pudieron ser mayores. No obstante la campaña había que seguirla y todavía ayer hubo más. En su programa de las 6 de la tarde en estación radial La Poderosa de Miami (6.70 am) el devenido pacifista Ramón Saúl Sánchez silenció los resultados de la reunión de la Celac y en solo minutos abrió micrófonos a los oyentes para hablar de Martí. El diálogo fue tan desconcertante que se llegó a decir que en Cuba ya no había bustos del Apóstol y que el único de sus libros publicado durante la revolución era uno que se llamaba "Los zapaticos de rosa".
En el Canal 41 de Miami Oscar Haza se limpió las manos y le dio cuatro minutos al tema de la Celac, ya al final del programa a las 8.48 de la noche. Invitaron a un señor dicharachero, aprendiz de todo y profesor de nada llamado Hernán Llanes que escuchaba asombrado junto Haza cómo el ex diplomático chileno Juan Larraín, anticubano a más no poder e íntimo del batistiano Armando Valladares (¡Qué digo íntimo: uña y carne!), decía que la Celac mostraba que en este momento la influencia de Cuba en América Latina era más grande que en los tiempos en que existía la Unión Soviética. Mejor cito las palabras de este chileno derechista: "Ni aún en la época de la Unión Soviética Cuba tuvo la relevancia que tiene hoy". El mismo desconcierto lo mostró en Mega TV a las 10 de la noche el ya repetitivo Jaime Bayly quien le pedía desesperadamente a su invitado especial, el militarote paraguayo Lino Oviedo, que le explicara por qué Chile recibió al Presidente cubano como un héroe a ver si podía aliviarse su incomprensión y su tristeza. Al final llegaron los noticieros de la alta noche, que ya vencidos se limitaban a referir que hubo un evento llamado cumbre de la Celac.
*Edmundo García periodista cubano residente en EE.UU. conductor del programa "La Tarde se Mueve".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada