viernes, 6 de septiembre de 2013

Domingo de resurrección batistiana en Miami

Edmundo García
Ayer la radio de Miami, amaneció anunciando a coro que el próximo 8 de septiembre se conmemoraría en un comedor de Miami el 80 aniversario de lo que llaman “gloriosa fecha” del 4 de septiembre
Una fecha batistiana ha sacado a la derecha de Miami de su letargo histórico. Dedicada sistemáticamente a la crítica de los logros de la revolución cubana y abochornada por su propio record, es selectiva a la hora de hablar de su pasado.
No recuerda mucho, y cuando lo hace miente bastante. Le resiente la memoria el triunfo de la revolución de 1959, la derrota en las lomas del Escambray, la derrota en Playa Girón, la derrota en su intento de secuestrar a Elián González, la derrota en su deseo de silenciar la solidaridad internacional por la libertad de Los Cinco Héroes cubanos.
Ayer la radio de Miami, páginas web y blogs de todo tipo amanecieron anunciando a coro que el próximo 8 de septiembre se conmemoraría en un comedor de Miami el 80 aniversario de lo que llaman “gloriosa fecha” del 4 de septiembre de 1933; día en que la fatal figura de Fulgencio Batista comienza su periplo de crímenes en la historia de Cuba.
La invitación circulada no puede ser más insultante. La comparto para que se compruebe que la falta de futuro de esta derecha miamense tiene que ver mucho con su pervertida mirada de la historia. Dicen los batistianos: “Nos place de gran manera notificarles, que al igual que venimos haciéndolo por más de una década e imbuidos de mayor entusiasmo por ser este el Octogésimo Aniversario, de nuevo nos preparamos para conmemorar la gloriosa fecha del 4 de septiembre de 1933, honrando a aquellos que produjeron y encabezaron este movimiento multipartidista que trajo unidad entre los cubanos y produjo nuevos rumbos para nuestra patria culminando en la creación de la Constitución de 1940. ¡Te esperamos en este momento de hermandad y profundo  amor por Cuba! El 4 de septiembre marcó nuevas rutas en el destino patrio hasta la llegada del nefasto régimen castro-comunista. En estos momentos, más que nunca, debemos renovar ese espíritu engrandecedor y victorioso.”
La celebración de ahora está en línea con la del domingo 9 de septiembre de 2012, celebrada en el mismo lugar, el Renassaince Banquet Hall de la Calle 8 de Miami. Sus promotores básicamente se repiten: Roberto Torricella, Adriana Cantillo, el Capitán Alfredo Sadulé, el Coronel George Malgoza,  Anita Sánchez Mosquera y Antonio Pérez Benito. Imagino que algunos nombres les suenen conocidos en la historia.
Curioso que no exista un descendiente de Batista en la lista de organizadores de la fiesta batistiana. Hay varios en esta ciudad. Claro, no siempre salen como a la derecha le hubiera gustado. Los extremistas rabiaron de odio hace poco cuando el abogado Raoul Cantero, ex magistrado de la Corte Suprema de la Florida y nieto del mismísimo Fulgencio Batista y Zaldívar, defendió a la filial en Coral Gables de la firma brasileña Odebrecht, contra una ley que prohibía a los gobiernos locales tener negocios con empresas que tuvieran tratos en Cuba. Y como todos saben Odebrecht se encarga de la modernización del puerto del Mariel en la provincia cubana de Artemisa, y también de obras en el puerto y el aeropuerto de la ciudad de Miami.
Como información complementaria, ya que hoy la prensa local ha anunciado que el estado de la Florida definitivamente no aplicará la mencionada ley, les comparto algunos de los negocios básicamente de construcción que Odebrecht ha concretado hasta la fecha en Miami: “South Terminal of the Miami International Airport; American Airlines Arena; Carnival Center for the Performing Arts; Miami International Airport Dolphin Garage Building; South Road System Extension; Miami International Airport North Terminal Extension; Fine Air Hangar at the Miami International Airport; Metromover; Ritz-Carlton Key Biscayne; Miami International Airport Lobby "A"; American Airlines Terminal; Federal Express Terminal; Challenge Air Cargo Terminal; International Airport Western ‘U’ Cargo Terminal; Miami International Airport Control Tower; Golden Glades Viaduct Miami.”
Cuando la derecha cubanoamericana no se sale con la suya, ni los descendientes de Machado ni los de Batista, ni los de Kennedy ni los de Reagan están a salvo. Se dice que el dictador Fulgencio Batista se remueve en su tumba porque después de su fuga hasta él mismo prefirió alejarse de sus seguidores en Miami.
La invitación del 2012 era más “familiar” pero igual de engañosa que la del presente año. Decía: “Con la misma e inquebrantable hermandad que ha caracterizado nuestra unidad septembrista en el exilio, nuevamente realizaremos el tradicional banquete -iniciado hace más de medio siglo y que dignamente continuamos celebrando- en conmemoración de esa fecha y honrando a nuestros militares desaparecidos y reconociendo el dolor y valentía de sus viudas, madres, hermanas, hijas y nietas. Compatriotas y ex miembros de nuestras Fuerzas Armadas, su asistencia nuevamente evidenciará esa única hermandad y la unidad septembrista que nos ha venido caracterizando a través de este largo exilio”.
Hay que tenerle muy poco respeto a la historia para considerar a Batista como un factor de unidad entre los cubanos y darle el mérito de ser el promotor de la Constitución de 1940. Constitución que él pisoteó con el golpe de estado del 10 de marzo de 1952, radicalizando las expectativas revolucionarias de la nación cubana, y haciéndolas cristalizar en el Movimiento 26 de julio encabezado por Fidel, heredero de los revolucionarios de la Joven Cuba de Antonio Guiteras y lo más honesto de la juventud ortodoxa. 
Si de algo fue heredero Batista fue de los métodos represivos que en el ocaso de su mandato ejerció el tirano Gerardo Machado. Machado no vaciló en asesinar a Mella ni Batista en asesinar a Guiteras. El entonces Coronel Fulgencio Batista, precisamente apoyado por los militares encumbrados con la asonada del 4 de septiembre de 1933 que la derecha de Miami quiere celebrar ahora, quiso intimidar al joven Antonio Guiteras que no les perdía ni pie ni pisada desde las Secretarías de Guerra y Marina y Gobernación. Por ello el político fue literalmente cercado y ultimado en las inmediaciones del Morrillo, en Matanzas, por los matones de Batista. Y es a ese asesino al que sus seguidores y cómplices quieren homenajear en Miami. A lo mejor será porque comparten su política y sus métodos.
Además de mandar a asesinar a Guiteras, a la cuenta de Batista van también los Mártires de Humboldt 7, Frank País, José Antonio Echeverría y muchos otros jóvenes masacrados durante su dictadura.
Pero no se trata solo de Batista. Quienes lo celebran a él celebran también a sus principales verdugos. Celebran a Esteban Ventura Novo, ex oficial y asesino; a Sotero Delgado Méndez, sargento de la Policía Secreta Nacional y agente secreto del Palacio Presidencial ascendido durante el batistato; al coronel Pilar Danilo García, comisionado como jefe de la policía; al alférez Julio Stelio Laurent, asesino y secuaz; y otros corruptos del séquito batistiano.
En la mañana de ayer Armando Pérez Roura y Ninoska Pérez Castellón emplearon su tiempo en Radio Mambí para invitar a los oyentes de Miami a la celebración. Ninoska, que es hija de Francisco Pérez González, más conocido como Paco Pérez, uno de los jefes de la cruel Policía Motorizada Nacional, que huyó de Cuba , casada con el también batistiano Roberto Martín Pérez, hijo del coronel de la policía batistiana Lutgardo Martín Pérez. Y Pérez Roura, que a pesar de vestirse de miliciano al triunfo de la revolución al llegar a Miami se convirtió en adulón del batistiano Rafael Díaz-Balart, ministro de batista y estrella juvenil del partido político de batista, el llamado PAU o Partido de Acción Unitaria.
Pérez Roura se ha comportado también como un consentidor del batistiano Lincoln Díaz-Balart; hijo del batistiano Rafael y sobrino del batistiano Frank Díaz-Balart. En Radio Mambí todo fue elogios para los mal llamados “honorables” militares de Batista, entre los que se citó al titulado coronel Roger Rojas Lavernia, un represor confeso que ve comunistas por todas partes y se presta para calumniar patriotas en programas de variedades de la televisión de Miami como el de Fernando Hidalgo.
También en Radio Mambí, pero en horas de la tarde, Ninoska Lucrecia volvió a promover la reunión batistiana. Se dieron detalles de la celebración del próximo domingo; como que osarán poner imágenes de la Virgen de la Caridad del Cobre en cada mesa en memoria del batistato y que posiblemente hable el propio Lincoln Díaz-Balart.
Un invitado de Ninoska dijo que asistir a este tipo conmemoración fue durante algún tiempo un acto de valentía; pero que ahora no. Su frase es curiosa porque por un lado estos batistianos reconocen su fracaso político en el mismo Miami. Por otro, porque ese “ahora no” indica que han tomado como un segundo aire, quizás alentados por esta nueva ola de llamados disidentes que han visitado Miami y que como Antúnez y Guillermo Fariñas se han reunido con ellos para decirles que, a pesar de haber crecido con la revolución, también sueñan con el regreso de la Cuba batistiana de antes de 1959.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada