miércoles, 6 de marzo de 2013

Tony Guerrero y René González expresan su consternación ante la muerte de Chávez

Queridos amigos: !Viva Chávez!
Queridos amigos:
La gente, como todas las noches, mira sus programas de televisión pura basura, vociferan, sonríen y se hipnotizan con las imágenes.
Sentado frente a esta otra pantalla, tras regresar de mi trabajo, leo las noticias.
La consternación y la profunda pena no encuentro palabras para expresarlas.
“La muerte no es verdad cuando se ha hecho bien la obra de la vida”, sentencio Martí.
Para quien entrego toda su vida a la más pura, tenaz y hermosa obra de su pueblo y toda nuestra América jamás será realidad la muerte.
Nuestro Comandante Hugo Chávez es luz de aurora, que los revolucionarios nunca dejaremos extinguir y nos guiara por siempre.
!Viva la Revolución Bolivariana!
!Viva Hugo Chávez!
!Venceremos!
Tony Guerrero Rodríguez
5 de marzo de 2013
Prisión Federal de Marianna
9 y 30 p.m.


Queridos allegados al Comandante Chávez:
No por temida la pérdida de ese gran bolivariano nos ha aliviado la consternación. Siempre tuvimos la esperanza de que con ese espíritu indomable nos volviera a decir su firme “por ahora” y que luego, levantándose por sobre las heridas de su cuerpo, el soldado se incorporara para seguir guiando a todo un continente hacia el futuro de justicia que tantas veces le ha sido escamoteado.
No ha podido ser. Pareciera que el precio de ser tan bolivariano es el de extinguirse como el Libertador, como el volcán que todo lo incendia para luego apagarse de súbito. Pero queda la montaña, esa materia que fue lava ardiente, y que tras la extinción de la llama se conviertte en faro, que nos señala inequívocamente el horizonte al que un día llegaremos para rendirnos a sus pies en perpetuo homenaje, las cadenas rotas y el haz martiano de naciones libres como ofrenda.
En las lágrimas viriles que acompañan estas palabras se vierte mi compromiso con la justicia que buscó nuestro hermano Hugo Chávez; compromiso que no cejará mientras me quede un aliento de vida para honrarle con mi conducta. Compromiso que sé multiplicado por cinco en cualquier parte de este imperio cruel a que nos confinen el odio y la venganza.
Tengo fe en el pueblo venezolano, y en que sus lágrimas se fundirán con las de todos los que hoy lo lloramos para dar al mundo una lección de patriotismo. Hugo Chávez, nuestro comandante, está hoy vivo en el corazán de cada hijo digno de Venezuela.
A sus seres queridos, a sus compañeros, al pueblo que tanto quiso, llegue el abrazo propio, el de mi familia y el de los Cinco.
Por ahora Comandante, pero Hasta la Victoria Siempre.
René González Sehwerert

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada