miércoles, 30 de diciembre de 2009

Cubanos avizoran el 2010. (Primera parte).

Roturando el 2010.
"P’al 2010, todo el mundo le va a tener los ojos encima a la comida del pueblo, porque es la primera necesidad. Eso va a halar más que una carreta de bueyes; se lo asegura Tripilingo, con una guardarraya de años en el surco."Hay mucha gente metida en la agricultura, y eso no puede ser para sonsear. Habrá que destrabar muchas mancuernas, como la famosa comercialización, a ver si el boniato llega fresco a la mesa, y no se pasa dando vueltas para al final comerlo “entumío”. A eso es a lo primero que hay que ponerle el dedo arriba: a la rapidez del surco a la mesa."En 2010 habrá que respetar la rotación de las tierras, si queremos condumio. Saber qué cultivo debe sembrarse detrás de otro, y no “meter cañonas”. "Con los 100 000 nuevos usufructuarios que recibieron la tierra para sacarle el jugo; y los que venimos de antes, si lográramos al menos 500 quintales por hombre al año, este país comería bueno y barato. Es una cuestión de vergüenza". "Menos reuniones para el 2010. No me pongan presidencias en el surco. Los que dirigen el campo tienen que dejar a la gente trabajar, sin tanto picoteo, que hace perder el tiempo, con esa andadera de aquí pa’llá". "La tierra no está hecha para desamorados y gente que le dé lo mismo que salga el Sol. Hay que seguir vinculando el hombre al área, y que la gente gane por sus resultados. No es “coge la guataca y guataquea allí”. Es trabajar bien y con calidad, porque también te beneficias. Eso es lo que da el sentido de pertenencia".
(Pedro Hernández, alias «Tripilingo». Una especie de oráculo en el agro cubano. Un cuarto de siglo al frente de una Cooperativa de Producción Agropecuaria en Quivicán, y hoy jubilado, pero no ausente)

Respeto a la inteligencia
"Cuba necesita que el 2010 venga con otra cara para quienes creen que muchas de las soluciones del país no están en los contenedores, sino en la inteligencia de sus obreros, técnicos y profesionales". "Es hora de poner coto a tantas importaciones innecesarias en medio de tantas necesidades. El cubano es creativo, y en los años más duros del período especial lo demostró con soluciones que ahora dan risa, pero que resolvieron de momento muchas situaciones". "En la IMECA hemos creado proyectos que duermen sin que en otras empresas, que pudieran emplearlos, alguien se preocupe por generalizarlos". "¿Qué no pudieran darles los innovadores a este país, y no se hace por tibieza, falta de reconocimiento y otras causas? Hay muchas innovaciones que se engavetan y no se generalizan. Se quedan metidas en un archivo para que el tiempo y las polillas les pasen la cuenta". "Por eso el 2010 podría ser la buena oportunidad para no mirar tanto hacia afuera y aplicar esa sabiduría que el cubano ha sedimentado tanto. Esa sabiduría hay que regarla y cuidarla, porque se pierde. Guerra a las polillas".
(Ingeniero Carlos Méndez, innovador destacado de Industria Mecánica Caribe. Coautor de numerosos proyectos nacionales de maquinarias)
Cocinando el cariño.
La retaguardia tiene mucho de vanguardia y eso bien lo sabe una mujer que en el fogón ha guisado tantas victorias de los suyos. Le pone la válvula a la olla y evoca al compañero de la vida, al combatiente de la Sierra que la apuntala desde el recuerdo. "Me acostumbré a timonear una casa, porque mi esposo cumplió muchas misiones fuera de Cuba y yo me encargaba de que nada faltara. Así crié a mi hija de 35 años, y así estoy criando una nieta “postiza” que vive en mi casa desde que tiene ocho meses". Qué no habrá pasado esta mujer desde el pedestal de las ollas y las herviduras, en tantos años difíciles. Y así y todo, se asoma a la ventana y ve entre las brumas de lo impredecible, un 2010 con optimismo. "Con mucho amor y unión familiar se pueden sobrellevar mejor los problemas. Una relación de respeto y consideración entre los miembros de la familia puede ayudar a que si el año viene feo, lo hagamos lindo. En cualquier tiempo, si la unión está presente, se sale adelante".
(Teresita Ciclé, ama de casa del Wajay. Sus impecables tendederas se distinguen en todo el barrio)
Tomado de Juventud Rebelde (entrevistas de Marianela Martín, Alina Perera y José Alejandro Rodríguez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada