domingo, 28 de junio de 2009

La intromisión de Washington al descubierto

E. U. G.
La vicepresidenta del Congreso hondureño ha confesado frente a las cámaras de CNN, que su “respetable institución” viene discutiendo la situación nacional –es decir, las tácticas que ha seguido la oligarquía hondureña en el enfrentamiento al gobierno legítimo de Zelaya--, desde hace un mes, con la presencia casi permanente del embajador norteamericano. Es el mismo embajador que no salió al teléfono cuando, secuestrado ya el presidente Zelaya, recibió una llamada de la canciller de ese país, Patricia Rodas. Horas antes de ser también secuestrada, la ministra había dicho que no sabía cual era la reacción del gobierno de Estados Unidos, porque “el embajador de Estados Unidos no nos contesta al teléfono”.
La confesión de la vicepresidenta del Congreso quizás sea un “desquite”, porque Estados Unidos alentó los incidentes de hoy, pero tomó distancia a última hora. El visto bueno de Washington no llegó hace unos días como se preveía, al punto de que el propio Zelaya había declarado a El País que “si sigo aquí es gracias a que Estados Unidos no apoyó el golpe”. Declaración de por sí implicante, en un país donde nada se hacía sin el consentimiento de la metrópolis. Pero o los militares hondureños y la oligarquía antinacional se tomaron “atribuciones”, como si fuesen independientes o la instrucción secreta de la Casa Blanca era proseguir, sin hacer caso a declaraciones públicas. Y han dejado a Obama al descubierto: resulta decepcionante ver al hombre que tantas esperanzas despierta, usando las mismas palabras y los mismos gestos gastados de sus antecesores. “Estoy profundamente preocupado por los reportes provenientes de Honduras”, dijo con el ceño fruncido en una imagen que –al conocerse la implicación y el detallado conocimiento previo de su embajador--, se torna cínica. Y todavía más cuando reclama, casi con ingenuidad, que “cualquier tensión o disputa existentes (sean) resueltas de manera pacífica a través del diálogo libre de cualquier interferencia extranjera”, insinuando como tal la solidaridad venezolana, cubana o nicaragüense. Pero esa solidaridad no es negociable, ni es secreta. Los latinoamericanos no vamos a darnos la espalda. Parecer justo y democrático, no es lo que se espera de Obama: se espera que lo sea. Por lo visto, sin embargo, es solo papel de regalo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada