martes, 20 de noviembre de 2012

Quieren destruir nuestras revoluciones

Guillermo Nova
Tomado de Ciudad Caracas (www.ciudadccs.info)
20/11/12 -El periodista boliviano destacó el trabajo realizado por presidentes como Hugo Chávez, gracias al cual el continente tiene una mayor autonomía de Estados Unidos y no se ve arrastrada por la crisis europea. En un breve paso por La Habana, presentó el libro Bolivia en los tiempos de Evo, que hace balance del debate ideológico en América Latina dentro de la izquierda después de veinte años de la caída de la Unión Soviética.

¿La caída del campo socialista fue positiva para la izquierda latinoamericana?
No hay proceso emancipador que se caiga que debamos considerarlo como una bendición. La Unión Soviética le ha aportado muchísimo a la lucha de nuestros pueblos, ahora lo que sí es evidente que todo golpe también tiene un lado positivo, y éste es que América Latina se ha visto obligada a pensar con cabeza propia y actuar con esfuerzo propio.

¿En el actual contexto internacional a qué problemas se enfrentan los gobiernos progresistas del continente?
El mayor desafío es cómo se construye una mayor unidad latinoamericana que vaya edificando una relación de mayor soberanía, de mayor dignidad frente al imperialismo. El nacimiento de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños es una buena demostración de ello. El movimiento comercial entre los países de América Latina también es un buen ejemplo, pero no hay que olvidar que si no hubiera sido por esos locos como Chávez, Evo o Correa, el continente no hubiera logrado una mayor autonomía de Estados Unidos y ahora estaríamos arrastrados por la crisis europea y estadounidense. Ahora nos encontramos en el momento más extraordinario para América Latina, pero también en el más peligroso porque creo que la reacción si fracasan estos procesos va a ser muchísimo más dura de lo que hemos conocido en el pasado.

Visto lo sucedido en la última Cumbre de Cartagena, ¿qué futuro tiene la Organización de Estados Americanos?
Es un sistema de dominación interamericano desprestigiado y en crisis, donde incluso gobiernos de derecha ya no confían como en el pasado, pero en las condiciones de América Latina el desmantelamiento de lo viejo y el surgimiento de lo nuevo va a demandar una transición muchísimo más larga de lo que habíamos pensado en el pasado y por lo tanto el imperialismo no va a renunciar al más mínimo intento para destruir revoluciones tanto en sus dimensiones locales como en su dimensión continental, queda mucho por avanzar.

¿Obama podría reeditar una Alianza para el Progreso, como la que en su día lanzó Kennedy?
Yo creo que están en eso. El imperio está desarrollando diversos métodos para derrotar y enfrentar a nuestros pueblos, que van desde métodos violentos hasta los de subversión permanente.

Después de los sucesos de Paraguay, ¿Bolivia podría ser el próximo país?
Bolivia derrotó el escenario de golpe de Estado, aunque creo que los peligros persisten. Estados Unidos está desarrollando en Bolivia la estrategia del desgaste prolongado de Evo Morales pero no renuncia al mismo tiempo a aprovechar cualquier posibilidad para terminar violentamente con ese proceso y de no ser por la movilización del pueblo probablemente se habría consumado el golpe.

En algunos ámbitos de izquierda se ha pasado de divinizar a Evo Morales a defenestrarlo.
Hay una concepción muy idealista, porque en Bolivia la influencia del anarquismo o el troskismo ha sido muy fuerte. Para mí uno de los pecados capitales de ambos es el de creer que la revolución está a la vuelta de la esquina y no entender las complejidades de la transición, en querer extinguir el Estado en una historia boliviana en la que nunca hubo Estado, porque era un Estado aparente que sólo representaba los intereses de unos pocos, y ese idealismo de izquierda sirve a los intereses de la derecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada