domingo, 26 de julio de 2009

Como explicar el dolor, cómo la ira.


Luis Méndez
Testimonio desde Honduras
Son las 10:00 de la noche y comienzo a escribir los sucesos de un día más, de un día que se suma a la DIGNIDAD de un pueblo que resiste. En dos horas inicia el toque de queda en la capital. Mi amigo Tito Cardona salió hace 2 horas hacia El Paraiso con tres vehículos para llevar alimentos y colchones para que las personas no duerman a la intemperie. Sin embargo, los militares los tienen detenidos en la entrada a Yuscarán, aduciendo que el toque de queda entró en vigor para ese departamento a las 6:00pm. Otro grupo de resistencia del COPIN que durmió la noche de ayer en plena carretera panamericana y ante la negativa del ejército de dejarles pasar hacia El Paraíso retornó hoy a Tegucigalpa para descansar un poco. Sin embargo, a su retorno, algunos se sumaron para proteger la embajada de Venezuela y Radio Globo. Salvador Zúñiga me dijo vía teléfono que estaban caminando con un grupo de ciudadanos del COPIN hacia El Paraíso por la vía alterna de San Matías pero que estaban cansados, sin agua y colchonetas para descansar durante la noche. Hice un llamado a través de Radio Globo para que quienes estaban cerca del lugar o de Santa Rosa pudieran darles el apoyo logístico necesario. En Tegucigalpa estuvimos resguardeciendo Radio Globo como único medio informativo que está haciendo puentes de solidaridad y acciones concretas por el reestablecimiento del orden constitucional. No podemos dejar sin protección al único medio con rostro limpio en estos tiempos de anarquismo. El asesinato brutal y descarnado de un jóven de 24 de años de edad, quien deja a 3 hijos y una esposa es un dolor que nos embarga de tristeza y de rabia. El señor periodista Eduardo Maldonado le preguntó al General Vásquez Velásquez en entrevista directa con Radio Globo y éste tan vilmente hondureño dijo no saber nada del asunto. Mientras miles de hondureños permanecen sin agua, alimentos y colchonetas para descansar esta noche se vuelve totalmente absurdo, creible, aceptable, digerible entender y ver a Ricardo Maduro Joest, ex presidente de nuestro país, expresando su más descarada postura en favor de un gobierno de facto, usurpador y nefasto para la democracia. Durante la entrevista que hiciera Eduardo Maldonado al General Vásquez Velásquez permanecí en la cabina de la radio para escuchar sus planteamientos y fue más que indignante escucharle decir que durante la llegada del Presidente Manuel Zelaya al aeropuerto de Toncontín el ejército no tenía francotiradores apostados en lugares estratégicos... oirle decir, que sus soldados estaban bien alimentados y que no tenían problemas. Y DESCONOCER LOS POR QUÉ NO ESTABAN DEJANDO PASAR LOS VEHICULOS CON AGUA Y ALIMENTOS HACIA EL PARAISO. Decir no saber nada al respecto en referencia a la ambulancia que cargaba bombas lacrimógenas y desconecer sobre los arrestos producidos el día de hoy, de Rafael Alegría y otros ciudadanos. Me pregunto, ante quien o quienes estamos. Ante qué tiranía. Ante qué bárbaros. Dicho general fue explícito en que estaría de acuerdo en acatar las disposiciones de firmarse el acuerdo de San José, sin embargo, dijo públicamente reconocer al golpista Micheletti como su presidente y que se supeditaba a las ordenes sus superiores. Ante los sucesos de este día es necesario replantear algunas estrategias al nivel nacional. El día de mañana es importante sumarse a la marcha que saldrá de la STIBBIS. Sabemos que el ejército no nos dejará pasar hacia El Paraíso pero es el momento de emprender acciones inmediatas en el terrotorio nacional. Cada uno, con sus organizaciones comunales, sindicales, estudiantiles, cooperativas, universitarias. El tiempo es ahora. Unámonos en una sola bandera. La bandera de la dignidad, de la justicia, del honor. No dejemos un día más esta patria -como diría el poeta Sosa- , a merced de los pájaros... -y agrego- , a merced de los buitres, de los chacales, de las hienas, de los cuervos. Mañana el sol resplandecerá y estaremos al frente de la lucha. La victoria es nuestra, del pueblo. Fuera a los traidores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada