sábado, 25 de julio de 2009

ZELAYA, CUIDADO CON LA PACIFICCIÓN

Dr. Néstor García Iturbe
El día 23 de julio el portavoz del Departamento de Estado del gobierno de Estados Unidos emitió una Nota de Prensa donde plantea que para el año 2010 el gobierno estadounidense, dando cumplimiento al compromiso contraído en la reunión del Grupo de los 8 en Isla del Mar en el año 2004, superará el objetivo de capacitar y equipar 75,000 nuevos efectivos en acciones de mantenimiento de la paz. En la preparación de estos nuevos efectivos han intervenido, además del Departamento de Estado, el Departamento de Defensa y en especial los comandos de combate que Estados Unidos mantiene en distintos continentes, entre ellos el Comando de África, el Comando Central, el Comando Europeo, el Comando del Pacífico, y el Comando del Sur al que han dado particular importancia en esta operación. Esta labor de gendarme internacional, que Estados Unidos se ha adjudicado con la anuencia del Grupo de los 8 y el pretexto de estar colaborando con la Organización de Naciones Unidas (ONU) en el mantenimiento de la paz mundial, les ha permitido realizar invasiones y la intromisión en los asuntos internos de países con el pretexto de la “ingobernabilidad” y el “controlar situaciones” en que según ellos se ha puesto en peligro la vida de los ciudadanos. Los ejemplos más recientes en la realización de estas operaciones denominadas de “mantenimiento de la paz” los encontramos en la república Democrática del Congo, Haití, Líbano, Somalia y Sudan. Puede decirse que el programa para la “Iniciativa de Operaciones para la Paz Mundial del Departamento de Estado” conocido por las siglas (GPOI) ha estado involucrado en más de veinte operaciones en distintos continentes del mundo, en la que han participado 50,000 efectivos de los 81,000 que se consideran capacitados para estas operaciones.La estrategia de Estados Unidos es involucrar a otros países en este tipo de operación, no es solamente cambiarle el casco al soldado estadounidense y darle un casco azul con la bandera de la ONU. Para esto el programa del Departamento de Estado se amplió a ejércitos de 56 países a África, Asia, Europa, América del Sur y Central, se han habilitado dos sedes regionales y 23 centros de capacitación.Regularmente cuando se organiza una fuerza de este tipo, el Jefe de la misma es un estadounidense y la composición de ella comprende un aproximado al 90 por ciento de efectivos estadounidenses con un 10 por ciento de efectivos de otros países. Al mencionar cuales son los países que conforman la misma, se menciona el nombre de los mismos, lo cual se realiza para dar la impresión de que verdaderamente es una fuerza internacional bajo la dirección de la ONU la que está actuando. En el caso de Honduras, una nación en que se ha dado un golpe de estado; donde los golpistas no son reconocidos por otros países ni por los organismos internacionales; donde el presidente electo por el pueblo, acorde a la constitución y las leyes, se ve impedido de regresar al país y ejercer el poder que le ha sido conferido; donde la población de forma pacífica se enfrenta a las fuerzas armadas y estas le disparan, causando muertes inocentes; donde los golpistas secuestran, violan la constitución existente y los derechos humanos, pudiera decirse sin lugar a dudas que existe ingobernabilidad. Los esfuerzos de Zelaya y sus seguidores por volver a llevar al país a su vida normal, han tenido la oposición de los golpistas, como se esperaba. Por otro lado, se han hecho esfuerzos orientados por el organismo regional, la Organización de Estados Americanos (OEA) tratando de buscar una solución aceptable para ambas partes, lo cual entra en el capítulo de lo imposible. Continúan las manifestaciones, la represión contra el pueblo, los muertos y los heridos. Si la situación perdura, alguien puede pensar que para detener los asesinatos, expulsar a los golpistas y restituir el orden, la constitución y al presidente electo es necesario la “pacificación” del país y nada mejor para hacer esto que la “Iniciativa de Operaciones para la Paz Mundial del Departamento de Estado” en cooperación con las “Operaciones para el Mantenimiento de la Paz” de Naciones Unidas. En resumen, cambiarle los cascos a una División aerotransportada, sumar unos pelotones de países de América y proceder a “pacificar” Honduras.Zelaya, ¡CUIDADO CON LA PACIFICACION!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada