jueves, 23 de julio de 2009

Debate sobre el neoconservadurismo en Estados Unidos. (2)

Proseguimos la publicación de fragmentos del debate que se produjo durante el ejercicio de defensa del grado de doctorado en ciencias políticas, de Eliades Acosta Matos.

Dr. ANTONIO AJA: El concepto de minorías y mayorías en la sociedad estadounidense tiene una particular representación histórica y actual tanto a nivel de toda la sociedad, como de forma especial para su sistema político. ¿Qué relación puede establecerse entre esta definición y la presencia del movimiento neoconservador en los Estados Unidos?

ELIADES ACOSTA MATOS: La relación del movimiento neoconservador con las minorías y mayorías en Estados Unidos puede establecerse en dos sentidos:- Midiendo cuantitativamente su influencia y peso dentro del universo de la política norteamericana, aquilatando los porcientos de personas que comparten su credo político, apoyan sus ideas, programas y acciones, especialmente entre aquellos sectores que generan opinión e influyen hacia el resto de la sociedad, como los políticos, líderes sociales y sindicales, académicos, comunicadores sociales e intelectuales. En otras palabras, valorando la extensión y peso especifico de sus bases sociales con respecto a la población del país y de aquellos que influyen decisivamente sobre sus puntos de vista y su práctica política.- Teniendo en cuenta la relación establecida por los neoconservadores con las minorías del país, desde dos ángulos: como objeto de sus políticas de captación y proselitismo, especialmente como cantera para sus líderes, cuadros e ideólogos, y como destinatarias de sus programas políticos, como objeto de atención para sus ideólogos y planificadores políticos.En el primer sentido, el movimiento neoconservador surgió, se desarrolló y ha continuado hasta el presente como un movimiento minoritario dentro de la política estadounidense, formado en lo esencial por un núcleo duro de doctrinarios fanáticos, políticos, comunicadores e intelectuales, con una extrema sensibilidad y demostradas habilidades para la manipulación de las ideas y su adecuada exposición al resto de la sociedad. Como sabemos, esta se caracteriza por su bajo nivel de conocimientos culturales y políticos, en general, por lo tanto, permeable a ideas que sepan ser adecuadamente “vendidas”. La filosofía de Leo Strauss, base de sus doctrinas, establece que el poder en las sociedades debe ser detentado por una elite culta y cerrada que impone sus puntos de vista a las masas mediante políticas secretas y un discurso capaz de utilizar, sin remordimientos morales, el engaño y la mentira como herramientas de comunicación y dominio. Este enfoque, unido a la apropiación oportunista y a la tergiversación del concepto marxista-leninista de “vanguardia política”, permite comprender la manera en que los neoconservadores han actuado y se han impuesto dentro del universo de la derecha norteamericana primero, y luego, desde tiempos anteriores a Ronald Reagan y hasta la derrota electoral de John Mc Cain, al resto de la opinión pública nacional.Actuando de manera disciplinada y fanática, con una elevada cohesión derivada no solo de compartir una creencia ciega en las mismas doctrinas, sino también en la extrema simplificación de las razones y concepciones de sus enemigos políticos, y de la vida social, en general, y de estar vinculados entre sí por nexos de estudios, trabajo o familiares, los neoconservadores lograron imponer paulatinamente, durante casi tres décadas, sus puntos de vista, derrotando a los siempre divididos y dispersos liberales. Así reflejó el entonces senador Barack Obama, la irrupción de este grupo en la política nacional :“Pero la generación más joven de operativos conservadores que pronto se haría con el poder, para Newt Gingrich y Karl Rove, y Grover Norquist y Ralph Reed, la retórica radical era más que una simple estrategia para la campaña electoral. Creían de verdad en lo que decían, ya fuera 'No más impuestos' o 'Somos una nación cristiana'. De hecho, con sus rígidas doctrinas, su estilo de 'rompe y rasga' y una sensación exagerada de haber sido atacados, estos nuevos líderes recordaban extrañamente a algunos de los líderes de la Nueva Izquierda de los sesenta… Esta nueva vanguardia de la derecha contemplaba la política como una contienda, no solo entre visiones políticas distintas, sino entre el Bien y el Mal… Recurrieron a los recursos ilimitados de sus patrocinadores empresariales, crearon una red de think tanks y medios de comunicación. Movilizaron sus bases usando tecnología de alta generación y centralizaron el poder en la Cámara de Representantes para fomentar la disciplina de partido…”A pesar de su carácter minoritario y elitista, en un país donde la política dominante siempre lo ha sido, los neoconservadores han tomado de la Nueva Derecha su vocación de cortejar a las masas mediante un populismo que busca el apoyo de lo que denomina como “americanos comunes”. Es por ello que la propuesta de Sarah Palin como compañera de fórmula de Mc Cain, es analizada por Mark Lilla, como la expresión final y decadente del giro populista y demagógico que ha dado el conservatismo norteamericano, en general, y el neoconservatismo, en particular, y que se inicia con la elección presidencial de Ronald Reagan, en 1980. Este “populismo chic”, como Lilla lo denomina, ha terminado asesinando a la propia tradición intelectual conservadora norteamericana, que alguna vez fue seria. Pero independientemente de ello, su sola existencia y persistencia, indica a las claras que los neoconservadores no renuncian a “trabajar” con las mayorías. Recuérdese que buena parte de la estrategia triunfadora de Karl Rove, que dio en el 2004 un segundo mandato a George W. Bush, se basó en la alianza entre neoconservadores y teoconservadores, que por determinadas razones históricas, sociales y culturales, mantienen influencia sobre un universo calculado en 80 millones de norteamericanos.En cuanto a las políticas de los neoconservadores que tiene por objeto a las minorías del país, debe recordarse que desde los años 60, ante el avance de la contracultura y el ascenso de las luchas por la igualdad y los derechos civiles, la derecha norteamericana comenzó a captar cuadros y activistas entre las mismas, con el objetivo de hacer creíbles sus propuestas políticas y tener interlocutores válidos en cualquier escenario, dando una falsa imagen de universalidad democrática y respeto a las diferencias. En este sentido van dirigidas varias de las recomendaciones recogidas en algunos ensayos de la década del 60 de Albert Wohlstetter, uno de los “Padres Fundadores” del movimiento neoconservador norteamericano.Desde los 60 fueron puestos en vigor sistemas de captación y preparación de representantes conservadores de las minorías utilizando plataformas ya existentes, como Telluride Asociation y Telluride Houses, que existían desde 1911, y Deep Springs College, fundado en 1917, por el millonario del negocio de la generación eléctrica L.L. Nunn. A través de este método, los neoconservadores lograron vertebrar un sistema de formación y promoción de comunicadores, ideólogos y cuadros entre las minorías, entre los que se destacan Francis Fukuyama, Paul Wolfowitz y Abram Shultsky, entre los firmantes del PNAC. Otros destacados neoconservadores que han sido profesores en los programas de verano conocidos como TASP, han sido Donald Kagan, Robert Nozick y Leon Kass. Entre los columnistas habituales de uno solo de los órganos neoconservadores como Townhall.com, se encuentran tres negros (Walter E. William, Star Parker y Armstrong William), un judío ortodoxo (Ben Shapiro), una descendiente de mexicanos y firmante del PNAC (Linda Chávez) y una descendiente de filipinos (Michelle Malkin). La operadora de Benador y Asociados, que es una firma de relaciones públicas y prensa de los neoconservadores, es la peruana Elena Benador. Otro importante columnista neoconservador, Dinesh de Sousa, es de origen brasileño, y Mark Fontova, de origen cubano.Otros programas para potenciar la promoción de representantes neoconservadores de las minorías son:- Alternatives Blacks Speakers Project (de la Young American Foundation)- Project 21(del National Council for Public Policy Research)- The National Institute for Traditional Black Leadership y el Minessota Network for Conservative Black Leadership (ambos del Center for American Experiment)- African-american Studies (dentro de Telluride Asociation Sophomore Seminars)En resumen, el movimiento neoconservador es una minoritaria vanguardia, doctrinaria y militante de la derecha y el imperialismo norteamericano, que ha logrado imponer sus puntos de vista y programa político al resto del universo conservador del país, incluso y en determinados momentos, a la opinión pública nacional, que también ha identificado la importancia estratégica de trabajar políticamente con las minorías, y lo viene haciendo de manera sostenida. No olvidar que de seguir las actuales tasas de crecimiento demográfico y de inmigración, las minorías raciales estadounidense serán la mayoría en el 2042.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada