domingo, 5 de julio de 2009

Hacia el fratricido de América


Daynet Rodríguez Sotomayor

Mientras José Manuel Zelaya viaja rumbo a su país para recuperar la presidencia arrebatada por la fuerza el pasado domingo, pienso que evitar su entrada es, a simple vista, el dilema más inmediato del gobierno de facto. Pero se me antoja una maniobra de distracción en este juego de ajedrez entre gorilas y soñadores, o el pretexto ideal para echar a andar el verdadero móvil del golpe de estado: la re-configuración de América y revertir la influencia del ALBA.En ese sentido han usado más de una vez el argumento de la injerencia del bloque regional en los conflictos internos de Honduras y el mejor ejemplo es la campaña, casi habitual en la opinión pública hondureña, de una supuesta intrusión de Venezuela y en especial de Hugo Chávez. Recientemente, acusaron al gobierno bolivariano de suministrar toda la logística para la consulta popular en la cuarta urna y también han calificado en más de una ocasión a Zelaya de "acérrimo seguidor chavista".Si en un artículo anterior de alguna manera conjeturaba que podría usarse a Honduras como punta de lanza para una guerra fratricida al interior del ALBA, hoy esa idea toma un cariz cada vez más real y me sobrecoge: los golpistas se están inventando una crisis con Nicaragua.El presidente de facto, Roberto Micheletti, dijo que se había detectado movimiento de tropas nicaragüenses en las inmediaciones de la frontera y advirtió, con su habitual vozarrón, que "si las tropas llegan, nosotros atacaremos".Con el cinismo ya típico de estos días, pidió a los gobiernos de Nicaragua y Venezuela que retiren sus tropas pues "Honduras es un país pequeño y pacífico".Por suerte, nuestros pueblos están atentos a todas las maniobras de los golpistas y sus mentores. Ya la víspera el embajador nicaragüense ante la OEA, Dennis Moncada, advertía la intención de implicar a su país en una supuesta invasión a Honduras."Existen planes de los sectores golpistas en Honduras para acusar a Nicaragua, a Venezuela y a Cuba, de un baño de sangre al retorno del derrocado mandatario a Tegucigalpa".Moncada advirtió que esos "planes tenebrosos de las fuerzas golpistas podrían ser ejecutados antes de la llegada de Zelaya, durante su arribo o en las horas inmediatas de su llegada".¿Por qué si Honduras tiene límites también con El Salvador y Guatemala, se sospecha de Nicaragua, integrante del ALBA? ¿Por qué se le dirigen amenazas que podrían desencadenar en un conflicto bilateral? ¿Por qué me huele tan raro que las dos naciones más débiles del bloque regional estén en el centro del huracán?Cada vez parece más obvio que Honduras no fue escogida al azar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada